Lo tiene que ver tu madre

Resulta que cuando vienen mis padres de visita, observan que el nene no come lo que debería. Y es verdad que, casualmente, sobre todo estando ellos delante, el nene está inapetente. Pero es un niño que come muy bien. Últimamente, demasiado bien. No sé si es que en el cole alguien le manga la comida o qué, pero nada más bajar de la ruta, ya lo he comentado, me pregunta con ansiedad que qué tengo, es decir, que qué le he traído para merendar. Y se suele meter un bocata de chorizo y un yogur, por ejemplo, y si luego se topa con sus vecinos, que están merendando, logra dar pena a sus madres y acaba zampando también más de lo que sea (galletas, otro yogur…) Y en la cena se casca unos platos de adulto que no son normales. Y el Señor de las Bestias siempre dice: “Lo tiene que ver tu madre”.

Hoy hemos ido a una pizzería. Le he pedido unos canelones de carne y su padre y yo hemos elegido sendas pizzas. Pues bien, no contento con comerse su platazo, también ha gorroneado tres porciones de la pizza de su padre y dos de la mía (conmigo ha llegado ligeramente tarde…)

niño

Y cuando pedimos la cuenta, coge y salta, para pasmo de la camarera, que no daba crédito: “¿Vamos a cená?”

Y sí, esto lo tendría que haber visto mi madre.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios