Lo que diga mi hermano

Estoy sin comida en casa y les digo a los niños que tenemos que darnos prisa, que el súper cierra a las tres y son las dos y media.

– A no ser – comento – que os haga chistorra.

Eso cenamos hace dos días.

– Bueno… – dice con resignación El Cachorro.
– ¿Y tú qué dices, Pablito? – le pregunto al pequeño.
– ¡Yo no!
– ¿No quieres chistorra?
– No. Mmmm… ¿qué ha dicho Simón?
– Que sí.
– Pues sí.

madre 22 (1)

Y así es con todo. No será porque Don Bimbas no tiene personalidad. ¡Menudo es! Sin embargo, en la toma de decisiones, sobre todo con lo que tenga que ver con comida, él dirá lo que diga su hermano.

– ¿Queréis probar este bizcocho?
– No – dice El Cachorro.
– No – dice Don Bimbas.
– Bueno… sí – rectifica El Cachorro.
– Sí, yo también – se apunta Don Bimbas.

Y, cuando lo prueban, son como un emperador romano. Me ponen pulgar hacia arriba o hacia abajo. Y Don Bimbas mira expectante lo que hace su hermano, para dar el mismo veredicto.

Si El Cachorro pone el pulgar hacia arriba, Don Bimbas igual.

– O sea, que os ha gustado – les digo.
– ¡Sí! – dice El Cachorro.
– ¡Sí! – corrobora Don Bimbas.
– Pablito, ¿te pongo un trozo, entonces?
– ¡No! – me dice.
– ¿No quieres?
– No – y pone cara de rechazo sumo.

Es decir, no le ha gustado ni un pelo pero ha tenido que decir que sí porque su adorado hermano ha dicho que sí. ¿Qué os parece?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios