Limpieza y pimpollez

Que se manche la mano con puré, con arena… y que te la enseñe para que se la limpies. ¡¡Me lo comooooooo!!

Niño

Claro que tiento a la suerte con eso de “qué limpio que es mi niño” y voy y le compro unas zapatillas de loneta blancas. Una auténtica temeridad, lo sé. Pero siempre me he caracterizado por ser una tipa aventurera y arriesgada.

Pues bien, un breve paseo alrededor de la manzana de casa y…

Niño

Pero son gajes de ir por la vida guapérrimo. La semana pasada sin ir más lejos escuché en la piscina que una vecina le decía a otra, en referencia a mi hijo: “Qué bien vestido va este crío siempre”. Y yo me empecé a inflar, inflar, inflar…

Y lo que es tremendo es lo mío. Fue escuchar eso para que hoy, que lo he puesto hecho un pincel, me “dejara caer” por la piscina, donde sabía que estaba la vecina de buen gusto, para volver a oír lo mismo. Y lo he oído, ¡vaya si lo he oído!

Niño

La ocasión lo merecía. Íbamos a comprar su silla para la bici.

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios