Las comparaciones

Hay una cosa que tienden mucho a hacer las madres y que no es conveniente…: Comparar. Es un error total. Cada niño tiene su ritmo. Y además puede ser lento para unas cosas y rápido para otras. O lento para todo, yo qué sé, me da igual. Sea como sea, es como es. No hay que amargarse, hay que disfrutarlo.

Pero este es un aviso para aquellas que tendéis a fardar de crío… Eso se puede volver en vuestra contra.

niño

Tengo una conocida con una hija que es dos meses mayor que mi niño. Ya con un año y medio o por ahí, su madre me contaba que hacía pis en el orinal, que era toda una adelantada. Y se inflaba de orgullo materno. “¿El tuyo no?”, me preguntaba, con el colmillo torcido. Yo con el mío ni me lo había propuesto. Ni se me ocurría, vaya.

Fue pasando el tiempo y mi hijo estuvo con pañal todo el último año de guardería. A mí me daba igual, la verdad. Además, siendo de diciembre, consideraba normal que no fuera al mismo ritmo que el resto. Pero, claro, llegado junio, en vista de que en septiembre empezaría el cole y ahí ya te avisaban de que eso de cambiar pañales, nanay, nos entraron las prisas (podéis ir a los post de junio y buscar este tema). Ya lo conté en su día, pero tuvimos la suerte de que mi hijo tardó tres días, tres, en no hacerse nada de nada encima, ni de noche ni de día. Tenía dos años y medio justos.

Pues bien, hoy, la madre de la niña que hacía pis en el orinal desde hacía el porrón de tiempo, me contaba toda orgullosa que llevaba dos días quitándole el pañal por la noche. ¿¡Cómo?! Menuda sorpresa me he llevado. ¿¡Dos meses más “vieja” que mi hijo, utilizando el orinal supuestamente desde hace año y medio, y resulta que con tres años recién cumplidos aún andaba utilizando pañales?! Fíjate tú por dónde…

Que no hay que tirarse el pisto, chicas, que nooooo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios