La redacción

Envío estos deberes a la chica para El Cachorro.

madre 16 (1)

Llego a casa y leo la redacción, intentando que no me sangren los ojos.

madre 16 (2)

Me sorprende que se le ocurran tantas cosas para hacer, pues mi hijo es de los de “no sé”.

Se la enseño a su padre.

– Ah, por eso me ha llamado…
– ¿Cómo, que te ha llamado?
– Para saber qué iba a hacer en Lanzarote con sus primos…

Por cierto, lo mando a Lanzarote una semana con sus primos. Va a viajar en avión solo por primera vez. Tiene 7 años. (Bueno, ya sabéis que está prohibido que los menores viajen solos – no hubiera estado preparado aunque se permitiera – y que hay que pagar un acompañante…)

Pues estoy yo ya mala. Primero, por estar en casa una semana sin hijos. Porque el pequeño, en esos días, se va a la Costa Brava con una vecinita. Ya, cualquiera lo diría de mí, estar tristona y no dando palmas con las orejas. Pues sí, no sé qué me ha dado. Y es que, además, mi amor por mis hijos crece cada día más. Yo pensaba que era siempre el mismo, que ya es bastante, y en mi caso va aumentando y aumentando. Tanto, que me preocupa, incluso. Bueno, decía que, primero, estoy con el corazón encogido por la ausencia de mis pequeños, por pensar en si nos echarán de menos en algún momento, porque pasen miedo o vergüenza en un momento dado, porque se sientan raros o solos o enfadados o tristes, y yo no esté ahí con ellos. Y segundo, estoy que NO DUERMO. Como tengo una mente ceniza, que siempre imagina situaciones en las que a mis hijos les pasan cosas horribles y mueren (ya “los he matado” de mil maneras: atropellados, ahogados, cayendo por un barranco…), y me quedo en blanco y llorando y así estoy, con estas ojeras (igual me lo tengo que mirar, esto), ahora mis pensamientos intrusivos están estrellando ese avión en el que viaja El Cachorro. Y lo imagino cayendo en picado y mi hijo solo, a punto de morir solo, sin su mamá. Y no me entra ni la comida. Para que yo no coma, muy grave tengo que estar anímicamente.

En fin, todo sea porque “bea el mar, bea volcanes y bea muchos pezes”.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios