La cama

Mi cama no solo sirve para dormir. Mi cama sirve también para hacer equilibrios.

madre 24 (1)

Entre Don Bimbas y yo, o ya en plan melé.

madre 24 (2)

(Las mañanas los cuatro remoloneando en la cama -y en esta en particular matando de hambre a los críos, que llevan pidiendo el desayuno hora y media- son gloria bendita).

Y mi cama sirve también para quererse mucho.

madre 24 (3)

Y, lo mejor de todo, mi cama tiene el poder de provocar que El Cachorro quiera ayudarme a hacerla.

madre 24 (4)

Ahora, cuando le he querido indicar cómo se hacía bien, estirando y tal, ha decidido que con lo que había hecho era más que suficiente y se ha largado con viento fresco. Porque mi cama, en el fondo, no es tan divertida…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios