Instinto

“Quero aguaaaaa”, canturrea el nene con ese tono lastimero que utiliza siempre para pedir.

Nos pilla sin botella ni vaso, y los vecinos sugieren que beba de la fuente. “No sabe”, les informo, “no lo ha hecho nunca”. “¡Pero eso se sabe, mujer!”. Así que lo pongo. Y, oye, en efecto, esto debe de ser instintivo…

niño

Ahora que sé que es capaz de hidratarse (por dentro y por fuera, como se puede ver), por sí mismo, ya estoy mucho más tranquila. Eso sí, espero que no tenga sed en invierno.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios