Inmunizando, que es gerundio

En una reunión familiar unos comían ensalada, otros masticaban croquetas de boletus, aquellos bebían vino… y El Cachorro chupaba y requetechupaba una botella de agua.

En esto, se le cae al suelo, y digo: «Dádme otra, anda». Pero hete aquí que una prima de mis primas suelta: «No, no, no. Déjate. Que se acostumbre a los gérmenes que es mucho mejor. Dale la misma».

Y yo me pregunté… ¿Le parecerán pocos gérmenes los que ya había adheridos a la botella? Los del plástico, los de la etiqueta con pegamento, los de la caja en la que se repartió, los de los trescientos que la manipularon con sus manazas que venían de tocar vete-tú-a-saber-qué, los de la cámara frigorífica, los de la mano de camarero que venía de servir vete-tú-a-saber-qué, los de…

Lo peor de todo es que, sí, le volví a dar la botella del suelo. Al final también voy a ser de la liga “cuanto antes envenenes a tu bebé, mejor”.
Niño por los suelos


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios