HO CHI MINH – HUE

Pagoda de Bao Quoc.
Pagoda de Tu Dam.
Pagoda de Tu Hieu.

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que si pongo el aire para dormir, a temperatura nivel oso polar con bufanda, mi hijo pequeño lo hace a cuerpo, y si lo quito y nos ahogamos en el bochorno, duerme tapado por un edredón relleno de plumas de mil ocas, dos mantas eléctricas y un pijama de visón, que se puede desayunar espaguetis, sopa miso y unos crispis, que si imprimes el plan de viaje antes de un cambio de hotel, con toda seguridad irás al hotel que ya no tienes reservado, y a los botones les hará una gracia loca subir tres maletas, dos de ellas de casi 30 kilos, para tener que volver a bajarlas a los tres minutos, que si te pones como sonido de claxon el graznido de una bandada de gansos, las motos también te ceden el paso, que si tu acompañante ofrece el doble del precio que le dicen, tienes que regatear el cuádruple (y acordarte un poquito de sus muertos), que si un conductor de moto actúa como taxista ilegal y lleva la uña del meñique más larga que la lanza del Cid, por algo será, que si visitas un cementerio con críos, has de acabar haciendo el zombi, que al final voy a ser la única de la familia que se va a agarrar unos piojos vietnamitas, verás. De momento. #hue #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día4

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que se puede desayunar espaguetis, sopa miso y unos crispis, que si imprimes el plan de viaje antes de un cambio de hotel, con toda seguridad irás al hotel que ya no tienes reservado, y a los botones les hará una gracia loca subir tres maletas, dos de ellas de casi 30 kilos, para tener que volver a bajarlas a los tres minutos, que si te pones como sonido de claxon el graznido de una bandada de gansos, las motos también te ceden el paso, que si tu acompañante ofrece el doble del precio que le dicen, tienes que regatear el cuádruple (y acordarte un poquito de sus muertos), que si un conductor de moto actúa como taxista ilegal y lleva la uña del meñique más larga que la lanza del Cid, por algo será, que si visitas un cementerio con críos, has de acabar haciendo el zombi, que al final voy a ser la única de la familia que se va a agarrar unos piojos vietnamitas, verás. De momento.

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que, durante el desayuno en el restaurante del hotel, a un señor se le cae el café al suelo y la mujer que le acompaña grita “¡ay!” Y dice Don Bimbas: “¡Ha dicho “ay” (imitando el gritillo)! ¡Como Michael Jackson!”

madre 21 (1)

Sigo tronchándome con él.

Pasa que Don Bimbas tiene que recurrir a su fuerte, que es ser muy mono. Dice: “¿Me coques?” Y pone su cara tierna y su vocecita dulce y suave.

madre 21 (2)

Cómo sabe explotar su cuquismo, el jodido.

Pasa que, en el avión de camino a Hue, Don Bimbas se mea, pero le explico que no podemos ir al baño hasta que se apague la luz del cinturón de seguridad. Se apaga y vamos, y a la vuelta, me señala que la señal de prohibido fumar sigue encendida.

– Sí, esa no se apaga porque no se puede fumar aquí dentro en todo el vuelo.
– ¿Por qué? – pregunta El Cachorro.
– Pues porque nos contamina e intoxica.
– Y el pedo que se ha tirado alguien, también.

Jaaaaaa. Alguien se ha pedido, sí. Y razón no le falta.

madre 21 (3)

Pasa que estamos disfrutando mucho de la típica comida vietnamita.

madre 21 (4)

Ejem. YO estoy disfrutando mucho de la típica comida vietnamita.

Pasa que estamos visitando la pagoda de Tu Hieu y hay un cementerio y que oigo:

“Quiero abrir una tumbaaaaa”. Aquí, Don Bimbas el tétrico.

Luego el tétrico supremo (el padre) les pide que se tumben encima de las tumbas.

madre 21 (5)

Y dice Don Bimbas: “¿Cuándo sale el zombi?”. Pero preguntándolo como si dijera “¿cuándo empieza la función?” Así que, claro, hemos tenido que hacer de zombi.

madre 21 (6)

Pasa que… ¡Horror…

madre 21 (7)

… se le mueve un diente a El Cachorro!

¿Cuál es la versión del ratoncito Pérez vietnamita?

Pasa que se hace patente que hay difíciles decisiones… demasiado fáciles. Os cuento:

El Señor de las Bestias tiene un don, que es saber hacer rabiar. Lo hace con estilo, porque te entran las mismas ganas matarlo que de reírte.

Total, que me chino porque se pasa de listo y acto seguido quiere poner el brazo por encima de mis hombros y yo le digo que ni se le ocurra tocarme. Y El Cachorro pregunta que si nos vamos a separar.

Se ve que no le gustaría, pero no noto demasiado drama. Eso está bien, puesto que su padre y yo nos hemos separado ya dos veces estando él entre nosotros (sin que se haya enterado… ¿o sí?) y la vida ya me ha enseñado, y sobre todo en nuestro caso, que lo de separarnos puede volver a ocurrir en cualquier momento.

Total, que le contesto que probablemente, y coge y salta él: “¡Jooooo, nooooo, no quiero que os separéis, que si no no te voy a ver!”

O SEA. Da por hecho que él se va con su adorado padre. ¡¡PERO BUENOOOOOO!!

madre 21 (8)

Pasa que está El Cachorro encantado porque por fin puede jugar a Minecraft y va a crear su mundo. Pregunta por un nombre para su mundo. A ver qué os parece este que le sugiero…

madre 21 (9)


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios