Hija modelo

Estoy en el descansillo de casa, que comparto con unos vecinos que, a la par, son ya amigos, y aparece su hija, de la edad de mi hijo mayor, que llega de haber estado jugando en el patio, y le dice a su madre:

– Voy a hacer Kumon. Y de merienda quiero una manzana.

VEN-GA-YA.

“Vamos a ver”, le digo a su madre, “esto lo teníais orquestado entre las dos, ¿no? Para restregármelo por la cara y hundirme en la miseria”.

Porque, por favor, ¿cómo se adiestra a un hijo para que, no solo quiera hacer deberes, sino que SALGA DE ÉL hacerlos, y encima pida de merendar, no galletas o un bocata de Nocilla, sino UNA MANZANA? Demasiada perfección. Me cuesta creerlo.

madre 19 (1)

Mi más sincera admiración (y envidia).


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios