Heredando manías

Ya sabéis las que me leéis, que si veo una mancha ya no vivo. No puedo estarme quieta. Porque no cuesta nada coger un trozo de papel higiénico y secar unas gotas del suelo, o una toallita del culo del nene y limpiar un moco del sofá, o incluso, a falta de trapo, pasar la mano por una superficie con un poco de polvo.

Pues me veo a uno que anda heredando manías. Aquí lo tenemos, limpiando el espejo con un calcetín.

niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios