Hedonista y desapegado

Se ha tirado encima de una cama de Ikea (tras quitarle los zapatos, que una está en todo, como podéis observar) y le ha debido de parecer tan cómoda que ha decidido quedarse.

Niño

Tras varios intentos de convencerle de lo contrario, el Señor de las Bestias y yo hemos decidido “abandonarlo”. Nos hemos ido, escondido y puesto a espiarle. ¿Lográis ver dónde se encuentra?

Niño

¿Lo veis agobiado? Si os lo parece, ya os adelanto que… PARA NADA. Ahí estaba, tan pichi, disfrutando del colchón y del edredón. Ni repajolera idea de dónde se encontraban las dos personas que lo habían traído al mundo y más tranquilo que ni qué.

Su padre y yo hemos tenido que claudicar y acabar saliendo de nuestra guarida secreta porque si no me sé de dos que se murieron así.

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios