Harto

“Mamá manda mucho”, observa El Cachorro.

madre 15 (1)

Sí. Así es. Lo tiene claro el padre (más cómodo para él no puede ser), y veo que también El Cachorro. Aquí mando yo y punto.

Pero, adalid de la justicia, el peque decide equilibrar la balanza. Toma una decisión familiar: “Mandas mucho. Ahora va a mandar papá. Porque siempre mandas tú”.

Lo que no sabe es que a su padre no es que le haga el gran favor. Porque se da la circunstancia de que quien sabe mejor qué hacer, cuándo hacerlo y de qué manera, oui, c’est moi. Así que el Señor de las Bestias hace un poco de mutis por el foro y El Cachorro, pobre, se rinde a la evidencia. Manda mamá.

Menos mal que en general no me lo tienen muy en cuenta y aún me ajuntan.

madre 15 (2)

Porque, señores y señoras, el rol de mandona no es el mejor del mundo. Pero es el necesario. Pues hay que bañarse, hay que recoger, hay que ir a la cama a una hora medio decente… y alguien tiene que decirlo.

Mi recompensa llegará tarde. Pero llegará. Seguro.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios