Grito desgarrador

Creo que no os he comentado otra de las costumbres de mi querubín. Pues resulta que hay noches, diría que una de tres, que en mitad arranca a gritar como un energúmeno, unos gritos como de cabreo supremo, desgarradores, que quebrantan la quietud reinante y todavía no sé cómo los vecinos no nos han mandado a los GEOS.

madre 20 (1)

No sé. No sé de dónde ha sacado esa potencia gritil, esa rabia que le emana como de las entrañas capaz de destrozar tímpanos a 15 kilómetros a la redonda.

Pero, lo más alucinante de todo, lo más increíble y epatante, es cómo es capaz de seguir durmiendo El Cachorro.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios