Grafitero en ciernes

Me avisa El Cachorro de que Don Bimbas está escribiendo en el suelo. En efecto, me asomo y ahí anda, estampando su huella.

madre 15 (1)

Pero es que además me dice que también ha pintado la silla.

madre 15 (2)

Que yo me pregunto que, ya que se chiva El Cachorro, ¿por qué no lo hace antes?

Con Don Bimbas no sé qué hacer. Monto en cólera.

– ¿Cuántas veces te he dicho que no pintes más que en el papel?
– Muchas…
– ¿Entonces?

Me mira sin darme respuesta. Sufre una especie de fuerza incontrolable que lo domina y le obliga a hacer cosas que sabe que están terminantemente prohibidas. Qué desfachatez tiene, qué cuajo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios