Gatita

Nos han dejado a una gata para que la cuidemos. Es una gata-perro, porque se pasa todo el día pegada a mí, y cuando le haces caricias se planta patas arriba para que le sobetees bien la barriga, y acude cuando la llamas, y… hasta que entra en escena El Cachorro.

A él le gusta ella, pero ella a él lo huye más que a un nublao. He aquí El Cachorro llamándola, “gatitaaaa”, e intentando acariciarla. Y la otra pensando que estaba a salvo debajo de la cama…

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios