Fiebrón

Esta noche el nene ha pedido agua y cuando lo he tocado me he escaldado el dedo. 39,2º marcaba el termómetro. Era un niño incandescente, como el bebé de “Los Increíbles”. Casi derrite la cuna.

Yo no creo que esté enfermo. Yo lo que creo es que está saturao y machacao con la canción de la Brujita Tapita. Porque… ¿sabíais que la Brujita Tapita vivía en un tapón, que no tenía puertas ni ventana ni balcón? Oírla un número n de veces al día tiene que pasar factura. Yo este mensaje lo tengo grabado a fuego.

Pero, bueno, eso, que para fuego el que tiene mi niño en la frente. ¿Cómo puede ser que se cojan esos fiebrones y no estallen?

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios