Expresión plástica

Nada más llegar del cole con la chica, Don Bimbas empieza a liarla. Hoy le han dado a El Cachorro en clase de música una flauta, y está encantado. Y el pequeño la quiere perpetrar tocar también. Pero el mayor, propietario del instrumento, no se la quiere dejar. Y hay lloros.

Entonces me pide los patines que son de su hermano y que ayer este rescató del olvido. Los tiene desde hace tres años y ayer fue la segunda vez que se los puso, y con poco éxito, pues los descuajeringó. Su padre los arregló por la noche y Don Bimbas los quiere probar. Pero los quiere ahora. Y yo le digo que ahora, que no son ni las cuatro de la tarde y estoy trabajando, no. Que luego, cuando bajemos al patio. Y llora. Y grita. Exige que ahora. Y yo le digo que como siga por ese camino, ni ahora ni después.

Y se enfada (más).

Así que abre el armario donde tengo cosas de papelería, coge unos rotuladores y dice, enfurruñado: “Te voy a hacer un dibujo”.

Me sorprende que me quiera agasajar con un dibujo, la verdad. Sus enfados no suelen ir aparejados a gestos altruistas de cariño ni a regalos.

Al ratito vuelve y me da su dibujo con sonrisa traviesa.

madre 22 (1)

Menos mal que su hermano está al lado y me dice de qué se trata, porque yo, sinceramente, lo veo como todos los demás que suele hacer. “Te ha dibujado con pelos de loca”. ¡Ah, que soy yo!

– Fea – amplia Don Bimbas la información. Y se ríe.
– Aaaanda, con que esas tenemos.
– Sí, pelos de loca.

Y se va tan contento, saboreando su venganza.

madre 22 (2)

“Pelos de loca y fea”. Pero qué malvado, ¿no?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios