Estropicios

Mi muñeco está dañado. Es que no puede tener más raspones y postillas.

madre 7 (1)

Con lo bonito que es, y parece que es arrastrado por el asfalto desde un coche todos los días dos o tres veces.

madre 7 (2)

Su hermano no se queda atrás. En serio, entre los dos, me andan manchándose la ropa a diario. Me desespera. Primero, porque a veces se quedan sin camisetas, y segundo, porque es un no parar de poner lavadoras y de planchar.

– Vienes guarrillo – observo. Pienso que, si se lo hago notar, lo mismo pone más cuidado la próxima vez (ya ha pasado cinco cursos escolares y no he tenido ningún éxito, pero la esperanza es lo último que se pierde).
– Esto es sangre, es naturaleza – me contesta.

madre 7 (3)

Jaaaa. Como si la sangre fuera menos sucia. Es lo que se conoce como “suciedad justificada”. Mira, me he tenido que reír. Ah, ¿y soy demasiado mala madre si no le he preguntado de qué era la sangre? Es que mis hijos se hacen heridas con sangre TODOS LOS DÍAS. Tienen el cuerpo hecho un cromo. No me preocupa lo más mínimo.

Por cierto, tercer día de cole y aún no sabe cómo se llama su profesora… Pero, de verdad, este ser humano, que NO SE ENTERA de NA-DA, ¿cómo narices ha llegado hasta aquí?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios