Estratagemas entre sufridores empedernidos

Nos saca el Señor de las Bestias una foto a El Cachorro y a mí. Cuando termina, yo le pido verla, pero él me informa de que le queda poca batería, y que elija qué quiero, gastarla viendo esa foto o reservarla para hacer más. Por supuesto elijo la segunda opción.

madre 9 (1)

Pero El Cachorro está empeñado.

– ¿A ver, a ver? – reclama.
– Sorpresa.
– Nooo, a ver.

Y le dice su padre por lo bajini:

– ¿Qué quieres, no irte en toda la tarde haciendo fotos?

Jaajajajajaja. Y ha sido mano de santo. Porque ambos saben que, si no me gusta, la voy a repetir todas las veces que hagan falta hasta que salgamos bien. Y El Cachorro ya no ha insistido más. Mártires los tengo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios