¡Eso sí que no!

No sé de dónde han salido unas bicis, dos de adulto y una pequeña, algo curraditas, que hay en la finca. Pero el Señor de las Bestias da por hecho que son para cogerlas. Opina que la bici de Don Bimbas se le ha quedado pequeña. Más que pequeña, lo que le pasa es que ya va siendo poca cosa para nuestro máquina. Así que decide que se quede con esa que está ahí tirada. Como tiene el sillín que parece que ha sido devorado por caimanes, voy al Decathlon a comprarle uno nuevo. Y está más contento que ni qué.

madre 27 (1)

El que no lo está tanto es El Cachorro. Resulta que esta bici es igual de grande que la suya, y eso le parece el acabose. Hay que decir que quien necesita entonces una más grande, es él. Pero, de momento, ahí van. Don Bimbas, que no llega al suelo con los pies, pero va aprendiendo a apañarse, y El Cachorro, que pedalea con más energía de lo habitual… (¿será el cabreo? ¿Ahora se tiene que distinguir de su hermano haciendo el burro?)

madre 27 (2)

Que no se enfade tanto que, en esta casa, el que siempre estrena bici es él. El otro hereda.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios