En paro

Llevo en paro desde el 12 de julio. Cuatro mesacos ya, que se dice pronto. Y sin visos de que la cosa cambie próximamente. También es verdad que ni me he puesto a buscar. Estoy a la espera de que el programa que llevo haciendo los últimos tres años (con parones), renueve una temporada más. Para ser televisión, es cómodo. Cumples horarios, no digo más. Eso es un milagro en mi sector. Y lo hago con la gorra. Cero estrés. Me compensa.

Lo malo de estar en paro, y eso que esta vez cobro la prestación, es que te descapitalizas. El dinero no dará la felicidad, pero da mucha tranquilidad. Y eso es lo que no tengo.

PERO. Soy de las que creen que es mejor adaptarte a las circunstancias y sacar lo positivo de ellas. Y a mí no me cuesta NADA sacar cosas positivas al paro. Primero, hay que decir que es un estado al que estoy más que hecha. Mi vida laboral transcurre entre periodos de trabajo y periodos de paro. Ya tengo la costumbre afianzada y, digo más, no sé si me haría a un trabajo seguido y con tan pocos días de vacaciones… Y segundo: yo no paro de hacer cosas. Tengo mucho que hacer, todos los días. No me aburro ni un segundo. Pero lo mejor de todo es, sin duda, ESTAR CON MIS HIJOS.

madre 18 (1)

Suelo leer a la que gestiona una página de FB, que, siempre que puede, cuenta las bondades de su trabajo. Es autónoma y trabaja en casa. Y dice que así puede estar con sus hijos, que es lo que los hijos necesitan, que esté su madre, o su padre, en casa, ocupándose de ellos, y no que los críe la asistenta. A mí me da mucha rabia leerla cuando tengo trabajo, porque reconozco que nuestros niños nos ven poco el pelo y, en el fondo, creo que tiene razón. Pero mi trabajo es así. Y también es verdad que me gusta mi trabajo. Y más verdad aún, que necesitamos dos sueldos en esta casa.

Por eso cuando estoy en paro, saco partido a esta situación. Me pongo al día con las cosas que hacen y necesitan mis niños. Estoy presente. Los dejo en el cole. Estoy cuando salen. Les pregunto qué tal les ha ido. Me cuentan cosas sobre sus amigos o lo que ha ocurrido. Saben que estoy disponible. Se sienten seguros y respaldados. Además, El Cachorro está en Tercero de Primaria, que tiene tela el curso, porque hay exámenes cada dos por tres. Y deberes a punta pala (bueno, en casa tiene que hacer lo que no le ha dado tiempo en clase). Así que ahí estoy yo, encima, preguntando a diario qué tiene que hacer, porque, si por él fuera, no tiene nunca nada y ya habría repetido curso sin siquiera haberlo acabado.

Estado en casa estoy más encima de ellos. Les recuerdo que tienen que masticar con la boca cerrada, que tienen que recoger las cosas, que ser ordenados, que lavarse los dientes después de comer, etc. Erre que erre. Y os digo una verdad: se nota. Aún queda lo más grande, sí, pero desde que estoy pendiente de educarles, guiarles (más pendiente, se entiende. Siempre lo estoy, pero ahora puedo invertir más tiempo), aconsejarles… ellos están mejorando en actitud y responsabilidad a ojos vista.

Entremos en Tiger a cotillear pichorradas, y al pasar por una mano articulada que tienen, exclama El Cachorro: “¡Uh! ¡Qué maleducados son!”

madre 18 (2)

¿No os digo, lo bien enseñaditos que los tengo? (Sobre todo al mayor)

Creo que es absolutamente necesario que esté en casa. Positivo que te rilas. Es magnífico. Por eso estoy en paro pero contenta.

madre 18 (3)

También pienso que algunas de las cosas que ocurren en la vida, donde incluyo las malas, o en este caso me refiero a ellas, no son malas del todo (si no son graves, como es el caso). Suceden en el momento en el que tienen que suceder. Y está bien encararlas, darles la vuelta y aprovecharlas. No tengo trabajo, pero ni busco. Estoy donde tengo que estar ahora mismo, donde soy más necesaria, donde quiero. Estoy disfrutando de la edad maravillosa de mis hijos, que no volverá.

A todo esto… ¿Alguien en la sala que me contrate como periodista a distancia? ¿Como guionista? ¿Como correctora de textos? ¿Como mejoradora de monólogos?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios