En la parra… según

Atención al mensaje que me envía la profesora de El Cachorro.

madre 3 (1)

Lo dicho, ¡un caso! O sea, vive, directamente, en otra dimensión. De lo poco que se entera, que mira que es poco, no sé ni cómo lo hace.

La profe flipa con él. Me cuenta estas cosas porque no da creditito.

Pero, en cambio, bien que se cosca para otras cosas. Ayer el Señor de las Bestias me comentaba casi al oído algo que seguramente ocasionaría una pelea entre nuestros hijos, cuando El Cachorro nos vino con que qué andábamos de secretitos. Si, dentro de su campo de visión, ve algo sospechoso, aparece como un perro de presa, a ver qué acontece. No se puede resistir a un secreto. Tiene alma de cotilla. Y, digo, yo, ¿qué extraño funcionamiento ha lugar en su mente, cuando las cosas que se le explican directamente y le atañen pasan sin pena ni gloria, y las que han de serle ajenas, que por supuesto no se le dicen directamente, incluso se le esconden, ocupan toda su atención?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios