El relax es contagioso

Hoy he ido a que me dieran un masaje, confiando, infeliz de mí, en que con un poco de suerte Don Bimbas dormiría durante el tratamiento. Bueno, pues como era de esperar, no solo no se ha dormido sino que tenía ganas de marcha y de comer. Así que me he tenido que sacar la teta mientras, pero en un momento dado, se ha despanzurrado. Con lo que, a la postre, los dos hemos acabado de esta guisa.

relax

Qué estampa. Somos la viva imagen de la relajación. Cómo nos gusta que nos traten bien.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios