Dibujos de nunca acabar… para la posteridad

Mirad qué caballito de mar se ha cascado El Cachorro.

madre 22 (2)

Y aquí ha dibujado a un malo.

madre 22 (3)

También un monstruo y una casa encantada.

madre 22 (4)

Y este dibujo lo han hecho entre él y su hermano.

madre 22 (5)

Y tengo fotos de todo, no porque yo las haga, que podría ser perfectamente, sino porque ellos mismos me las piden. Eso he conseguido, pasar de ser la pesada de las fotos a que me las reclamen a cada cosa que hacen. Así que ajo y agua, que merecido me lo tengo.

Por su parte, Don Bimbas siente envidia de la casa de El Cachorro, con lo que le pide:

– ¿Me haces una casa?
– Hazla tú – le sugiero.
– ¡Es que yo no sé! – me replica.
– ¡Pues inténtalo, si no no aprenderás!

Pero lo de esforzarse, no va con este crío. Sobre todo, porque está acostumbrado a tener una vida regalada. Desde bebé todo el mundo dándole cosas por su cara bonita… Así que vuelve a la carga.

– Simón, ¿me haces una casa?
– ¡Vale!

Vuelve con la casa. Foto al canto.

madre 22 (6)

Luego El Cachorro. Porque a la casa de su dibujo le faltaba la boca. Clic.

madre 22 (7)

Más tarde, después de comer. Don Bimbas quiere completar su dibujo.

– ¿Me haces un corazón, que yo no sé?

El Cachorro hace un corazón.

– ¡Ahora yo!
– Que no te salga un culo. Si te sale un culo, mal vamos.

madre 22 (8)

No sé si os parece un culo o no…

Yo, mientras, sigo con la cámara en guardia.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios