DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 24. Las apariencias engañan

Hoy he ido a pasear mi embarazo a la piscina de la urba. Tengo a todas las vecinas alucinadas con mis formas. Estoy tremenda para tener un preñe de tan corto recorrido. Y yo ya me recuerdo a la Venus de Willendorf. Calcada.

Niño

Una me pregunta que de cuándo estoy.

– Pues aunque aparento de 28 semanas, solo estoy de 17.
– Mentira – Va y me salta. Así, categórica. En plan “a mí me vas a tomar el pelo”.
– De mentira nada. Doy a luz el 2 de diciembre.

La cara de la otra, todo un poema.

– Esteeee… anda, vaya. Bueno, pues que se quede así la tripita.

“¿Ein?”, pensé.

Al rato va y me entero, para colmo de los colmillos, que esta vecina, ¡ES GINECÓLOGA! Y yo aquí rompiéndole todos los esquemas.

En fin, que la nota para un futuro muy próximo es: PROHIBIDO TUMBARME EN LA ORILLA. Son capaces de llamar a equipos de rescate porque piensen que he varado.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios