DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 23. Ballenato

Aquí estoy, dándole vueltas a adónde vamos a ir de vacaciones de verano este año. Una cosa está clara: descartado Japón. Como me acerque, me arponean.

Estoy de 16 semanas y parece que vaya a dar a luz pasado mañana. Qué tripón. Qué melonar. Qué potencia. Qué ballenez.

Niño

(En el probador compruebo que la línea entre una embarazada sexy y una chabacana reventona es muy, muy delgada…)

Tan tremenda estoy que llevan como un mes cediéndome el asiento en el metro. Antes me tenía que acariciar la barriga o sacarla un poco más, así como mirar fijamente al que ocupaba el asiento reservado para ancianos, embarazadas y discapacitados, para persuadir a la gente de que me dejaran sentarme. Pero esta semana no me ha hecho falta nada de eso.

Hace tres años, embarazada del mismo tiempo que ahora, todavía nadie hubiera dicho ni que me había pasado con las cervezas. ¿Qué ocurre esta vez? Estoy morsa. Y no me mola. Aunque viaje sentada.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios