Desayuno con diamantes

Siento mucha, mucha, muchamuchamucha, mucha, muchísima envidia de quien se queda cuidando a mi hijo mientras yo trabajo. Porque a él le da igual si soy yo o es otra. Él, indiscriminadamente, regala a quien le quiera ver estampas como esta.

Niño

(Bueno, a veces llego tarde al trabajo por verlo y puedo sacar este tipo de fotos).

Esto son desayunos con diamante.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios