Corte de pelo conjunto

El Cachorro nos gusta más con el pelo (más bien el flequillo) largo, pero aún no tiene el estilo de su padre apartándoselo de la cara con la mano (o con movimiento sexy de cabeza) y tenemos que cortárselo.

Niño

El padre de la criatura encuentra en el nuevo corte una oportunidad para jugar a ser peluquero. Así que, ahora que la longitud del pelo lo permite, por las mañanas le planta una cresta. A pesar de que luego lo vista demasiado pijo/clásico para ese peinado…

Niño

La dichosa cresta, sin embargo, gana enteros y acaba haciendo mella en El Cachorro. Le da por poner cara de punkarra, de antisistema. Espero que eso quede solo en un gesto y no termine rebelándose contra sus (sacrosantos) padres.

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios