Con el pie cambiado

Claro, siempre como una rosa, más pinpín que nada, y luego alcanza los 39 de fiebre y andamos él y yo despistados. Él lloriqueando… yo pensando en si le doy paracetamol o lo meto en el congelador…

Niño

Y con esas calenturas, normal que vaya por ahí teniendo alucinaciones, confundiendo las cosas, siendo una especie de Don Quijote…

¿Pues no va, se topa con estos dos pomos…

Niño

… y confunde a uno de ellos con su chupete?!?

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios