Cachorro analógico

Hace dos días aquí el enano le sacudió un guantazo a mi súper cámara de fotos, la estampó contra el suelo y la fastidió para siempre.
Hoy ha sido el teléfono fijo. Cuando me lo encuentro con él en la mano, mi primer pensamiento ha sido: “Pero si este teléfono no tiene un cable tan largo”… Y no, no lo tiene. Le ha pegado un estirón que ha estropeado la conexión.

Está claro que El Cachorro tiene algo en contra de la tecnología y se está ganando un soplamocos que lo va a dejar viendo todo a lo Matrix.

Niño

(He aquí con un triciclo con pinta de haberse fabricado antes de que existiese la palabra “analógico”).

P.D. Lo de “se está ganando un soplamocos” es un decir, una forma de hablar. Que ya ha habido alguna absurda que se me ha escandalizado por decir en otras entradas que con unos niños repelentes me estaban entrando “ansias asesinas” o con unos padres de niños plastas, “ganas de ahogarlos”. ¿¿O ellas cuando dicen “a este lo mato”, lo matan de verdad?? Anda que no he afirmado ni veces, con respecto a mi crío: “¡Me lo comooooo!”, y aún no le he puesto una manzana en la boca y metido al horno. Sigue aquí, entre nosotros, ¿verdad? Que tenga que ir aclarando que existe algo llamado “sentido figurado”, ya es el colmo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios