Bocados de amor

Mi nene nos pega a su padre y a mí unos mordiscos finos. Pero fuertes, ¿eh?, de los de hacer daño. Y le reprendemos por ello. Pero me acabo de dar cuenta de de dónde le viene la afición… Nos hemos pegado su primer año y ocho meses de vida diciendo “me lo comooooo”. Y comiéndonoslo. ¿Qué esperábamos?

Claro, que a ver quién se resiste.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios