BAHÍA DE HALONG

madre 4 (1)

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM Que ya se van necesitando vacaciones de las vacaciones, que hay niños con afán de protagonismo, que el pequeño definitivamente ha encontrado su pose para las fotos, aunque no sé en qué se ha inspirado, que, flípalo, ¡¡EL BARCO ENTERO ES EXCLUSIVAMENTE PARA NOSOTROS Y NO PUEDE SER MÁS BONITO!!, que tiene de todo, su capitán, su tripulación, su ancla, sus tres pisos, su maderica por todos los lados, su cocina (excelente), su lancha, su canesú…, que cómo puede ser que planificara yo el viaje entero y no supiera esto, que hemos retrocedido un siglo, afortunadamente, que el mar está lleno de porquería y así, chiqui, no podemos seguir, que podía hacer sol, pero que podía haber hecho mucho peor, que ponen comida como para un regimiento e impresionada me tienen (a pesar de mi navarrismo y de mi legendario saque), que consideran de mala educación que no sobre comida y son muy educados, que estos tres no comen nada de nada y, entre que parezco una niña de la posguerra y no me gusta dejar comida en la mesa (algo imposible aquí) y tampoco me gusta quedar mal, estoy comiendo por cuatro y adquiriendo unas proporciones más que interesantes y corpulentas, que la Bahía de Halong es un capricho, una exquisitez, una filigrana de La Tierra, que se puede experimentar la felicidad, que el plan me encanta, me encanta, me encanta y me encanta. Y me encanta. De momento. #BahíaHalong #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día18

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM

Que ya se van necesitando vacaciones de las vacaciones, que hay niños con afán de protagonismo, que el pequeño definitivamente ha encontrado su pose para las fotos, aunque no sé en qué se ha inspirado, que, flípalo, ¡¡EL BARCO ENTERO ES EXCLUSIVAMENTE PARA NOSOTROS Y NO PUEDE SER MÁS BONITO!!, que tiene de todo, su capitán, su tripulación (hay más tripulación que pasajeros), su ancla, sus tres pisos, su maderica por todos los lados, su cocina (excelente), su canesú…, que cómo puede ser que planificara yo el viaje entero y no supiera esto, que hemos retrocedido un siglo, afortunadamente, que el mar está lleno de porquería y así, chiqui, no podemos seguir, que podía hacer sol, pero que podía haber sido mucho peor, que ponen comida como para un regimiento y me siguen teniendo impresionada (a pesar de mi navarrismo y de mi legendario saque), que consideran de mala educación que no sobre comida y son muy educados, que estos tres no comen nada de nada y, entre que no me gusta dejar nada en la mesa (algo imposible aquí) y tampoco me gusta quedar mal, estoy comiendo por todos y adquiriendo unas proporciones más que interesantes y corpulentas, que la Bahía de Halong es un capricho, una exquisitez, una filigrana de La Tierra, que se puede experimentar la felicidad, que el plan me encanta, me encanta, me encanta y me encanta. Y me encanta. De momento.

madre 4 (2)

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que tengo otra prueba de que, a pesar de que lo mucho que nos parecemos mi hijo y yo en cuanto a empatía y buen corazón (yo era como él, a lo largo de los años me construí mi coraza y evolucioné), no nos parecemos EN NADA en cuanto a alimentación se refiere.

Miradlo empezando a servirse en el bufé del desayuno…

madre 4 (3)

¿¿Quién desayuna pepino?? Ahora, menos mal que no ha salido a mí… (Soy la de los pastelitos de al lado).

madre 4 (4)

(En lo de hacerse fotos, sí que también es como yo).

madre 4 (5)

Pasa que, además, vivo un regreso al futuro con él cuando lo miro y me parece que tiene ya 14 años…

madre 4 (6)

Sale como mayorcísimo en esta foto. Y quiero detener el tiempo.

madre 4 (7)

Aquí mismo me viene bien que el tiempo pare. De viaje maravilloso, con mis niños pequeños fantásticos.

madre 4 (8)

Con todas las comodidades, sin preocupaciones, deleitándonos la vista, sin pegar palo al agua… ¡STOP!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios