Atuendos invernales

Le he puesto un buzo de plumas al nene que lo tengo embutido, sin movilidad alguna. Vamos, que si lo pinto de blanco, le pongo unas lucecitas alrededor y lo planto en la puerta de un comercio del centro de Pamplona, parece un adorno más. Hay ciervos, papá noeles, ángeles… Éste, el muñeco de nieve.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios