Atracciones infantiles

Haciendo zapping con El Cachorro buscando a Bob Esponja, recalo en esto.

madre

El Cachorro pide quedarse y se engancha al «Juego de las pelotitas». Tanto, que se alegra y grita «¡bien!» cuando meten una. En plan gol.

Este… ¿Cuánto ganan los jugadores de billar? Porque el sueño de que acabe siendo una estrella de fútbol se acaba de desvanecer.

¿Y los lanzadores de hojas por los aires? ¿Cuánto ganan esos? Porque ahí sí que lo borda. Dudo que haya algo más atractivo para un niño de tres años que un buen montón de hojas.

niño

Bueno, miento. Quizá la nieve. La cara de felicidad de este pequeñajo no tiene precio.

niño

Y más feliz si cabe le hace aún compartir la diversión con sus padres. Aunque nos estampemos contra árboles, arbustos, piedras y pedruscos.

madre

Algo más inocuo es lo de coger el teléfono, que también mola. Es un clásico. ¿A qué niño no le ha gustado levantar el teléfono cuando suena y contestar? Lo bueno es poder sacarle provecho. Si llaman al fijo, que normalmente suele ser una compañía telefónica que me quiere dar la tabarra, le dejo que lo coja él. Planto mi oreja al lado y disfruto cuando el interlocutor intenta hacerse entender desesperadamente. Y El Cachorro se hace el longuis. Ah, dulce venganza.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios