¡Armados!

Le pido a El Cachorro que recoja las piezas y me dice que las que tiene en la mano no, que el resto “zí poque no zon pitolas”.

niño_jugando

Claro, es que se ha hecho una pistola bien chula que quiere usar cuanto antes. Y, de paso, me ha fabricado otra a mí (más pequeña, por si acaso).

niño_jugando

Así que nos lanzamos a los peligros del mundo y ambos vamos matando a monstruos y a lobos feroces que asoman de detrás de un árbol o de un coche.

Y hay que decir que esto engancha. Por muchos años que tengas, te acabas metiendo en el papel. Si no que se lo digan a este vecino, que de repente se ve asaltado por unos cuantos espadachines canijos…

niño_jugando_abuelo

Pronto ha sido consciente del peligro que corría porque, como bien ha observado, “con su altura, los golpes los recibo en zona delicada”. Así que los ha tenido que matar a todos enseguida.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios