¿Alguien en la sala habla «Cachorrés»?

Descubrir, dos días después y porque le pillo señalándola, que “un hacha” o “lacha”, es “una ambulancia” o “la ambulancia”.

Niño

Bueh, pues si no es por estas coincidencias, no soy capaz de entender lo que dice mi hijo. Pillo pocas cosas. Sí, que lo que acaba en «el», el nene lo termina en «en». Su profesora Raquel es “Caquén” y el papel es “papén”. También se sienta en el sofá con un cuento, y da unas palmaditas a su lado y dice “mamá a setán”. Me manda sentar. Porque aquí quien cuenta los cuentos es él. Pues nada, lo dicho, a ver si me entero de qué va…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios