Al detalle

Vuelvo a casa de pasar el día fuera y El Cachorro me recibe con un dibujo de bienvenida.

madre 5 (1)

Por supuesto, me encanta. Pero, más, cuando me lo explica.

– Mira, está el de Amazon con los paquetes.

Jaaaajjajaa. ¡Pero bueno!

– Y aquí en el árbol la chancla de Pablito.

Hace como un mes, Don Bimbas lanzó su chancla a uno de los cipreses o abetos largos o lo que sean los árboles que tenemos en la urbanización (lo mío, definitivamente, no es la botánica) y se quedó enganchada en un lugar alto y no determinado. Es tan tupido el árbol que no había forma humana de verla para rescatarla. Yo lo intenté, se me cayeron varias hojas secas llenas de polvo encima y tuve un principio de urticaria. Ideal todo.

Recuperó la chancla el portero un buen día, en que supongo ella misma se precipitó al vacío desde esa maraña de ramas, hojas y ácaros.

En cualquier caso, ahí está El Cachorro, reflejando nuestro balcón con sus flores, la parte de la urbanización donde juegan los niños con los árboles donde se quedan enganchadas chancletas, y al de Amazon haciendo sus repartos. Me parece brutal, el dibujo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios