Acoso

Últimamente, cada vez que mis hijos juegan juntos en cualquier parque, viene El Cachorro a quejárseme:

– ¡Jo, es que Pablo me persigue!

Y es verdad que va detrás de él todo el rato. Por supuesto, haciendo lo que hace él.

madre 24 (1)

Luego aparece Don Bimbas.

– Jo, es que Simón no quiere que le persiga.
– Pues ve a jugar a otro lado, mi vida.
– ¡Es que yo quiero estar con Simón!

Y vuelve a correr tras él. Porque si el pequeño quiere algo, lo hace. Y ando yo intentando hacerle entender que no se puede obligar a las personas a estar con nadie, pero me va a costar…

madre 24 (2)

De momento, no hay tu tía. Con Simón quiere ir y con Simón va. Que, por cierto, por si no fuera suficiente la escalada, hale, ¡a saltos!

De milagro sigo teniendo hijos. De milagro.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios