El malo del cuento

– ¡Zoy un malo!
– ¿Eres un malo porque llevas florecitas en los dedos?
– ¡Zí! Grrrrr.

niño

Y como malo que es, ha querido imitar al lobo de «Los tres cerditos» con su famosa frase de «soplaré, soplaré y tu casa derribaré» soplando a estas hojitas.

niño

Como no estaba teniendo el mismo éxito que el lobo soplando a la casa de paja, y parecía estar haciéndolo a la de ladrillo, ha decidido cortar por lo sano: coger directamente un puñado y lanzarlo al aire para, ahora sí, ver las hojas volar.

niño

 

El Cachorro es un malo muy práctico.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios