Desvelando el truco

Soy boba. Reboba. ¿Pues no se queda mi niño de repente alucinado con los reflejos que unos cristalitos de una lámpara que tengo producen en la pared…

… y voy yo y le muestro de dónde vienen los reflejos, tocando los cristalitos?

Pero boba hasta decir basta. A bote pronto por dos motivos:

Uno, porque ipsofactamente ha dejado de hacer caso a los reflejos de la pared para dedicarse a mover, tocar y tirar de los cristalitos de la lámpara, un objeto delicado que me va durar nada y menos con la gracia.

Y dos, porque le he revelado el truco, he roto la magia. ¿Qué será lo siguiente? ¿Llevarlo a la cabalgata y tirar de la blanca barba de Melchor? Si es que…

2 pensamientos en “Desvelando el truco


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios