Asumiendo la realidad

Ayer Don Bimbas fue invitado a un cumple en la urba. Y subió a casa con chuches.

Hoy, ve la bolsa de plástico que las contenía, vacía.

– ¿Y mis chuches? – pregunta.
– Se las ha comido mamá – le responde su padre.

Oye, y no ha protestado ni una miaja. Ni mu. ¡Y eso que estamos hablando de Don Bimbas, no del resignado y buenazo de su hermano! Creo que mis hijos, veo que ambos dos, lo tienen superasumido.

Y no me las he comido. No todas, al menos. Las he puesto en otro sitio. Para que no les dé un ataque de comérselas todas a la vez y empacharse, y así protegerlos (ejem).

Como no saben cuál es el escondrijo. Y, no nos engañemos, soy una abusona porque claramente me aprovecho de que no tienen memoria y seguro que al final me las acabo comiendo yo todas.

Forzudo

El pequeño está encantado con la fuerza que tiene (o le parece tener). Así que hace alarde a cada ocasión. Cogiendo una bolsa de la compra, por ejemplo (y se ofrece a llevarla, pero dura tres metros). Levantando una caja… Hoy, abriendo esta puerta.

“Mira mi fuerza”, me dice.

madre 12 (1)

Y yo, claro, admiro su fuerza.

Pero, en realidad, es que yo a este crío lo admiro en general.

madre 12 (2)

Porque tiene un… ¿cómo se dice, “flow”?, que no es ni medio normal. Un algo muy fuerte, tiene.

Doña Pupas

Menuda toña me acabo de pegar con la bici. Iba subiendo una cuesta por la carretera y he decidido que, para dirigirme al sitio al que tenía que ir, acortaba un tramo yendo por la acera. Y ahí iba yo, creyéndome Induráin, resuelta a acometer el bordillo con un ágil salto, que además era el de un bordillo bajo y asequible.

Pero necesitaba hacer una pequeña parábola, y el coche que ha aparecido a mi lado no me ha dejado. Y eso que vas hacia el bordillo de lado y sabes que te vas a caer, y que deberías abortar el salto, y aún y todo mantienes la esperanza de que te vaya a salir… Pero no. PUM. A morder el polvo.

madre 11 (1)

Me he dejado la mano clavada. No sé si se me ha metido asfalto dentro. Un dolor que te cagas. También en la rodilla. Y, oh, horror, me he roto las únicas mallas de deporte que tengo, que además me encantaban. Agujeraco al canto.

Dolor también en el culo. Y en algún otro sitio. Un cuadro.

Y entre el accidente en bici y que en la otra pierna tengo una herida del quemazo que me produjo caerme al suelo clavando ambas rodillas, haciendo que me moría en la clase de Improvisación a la que voy, así como un moratón que no sé de dónde diantre ha salido, ¡parezco mis hijos!

Porque ellos van finos también.

El mayor.

madre 11 (2)

Y el pequeño.

madre 11 (3)

Y aquí andamos los tres, comparando heridas.

madre 11 (4)

Vamos con las rodillas a juego.

Lo de que tener hijos siendo viejales, te rejuvenece, ¿era esto?

Ángel de la guarda, o algo así

Don Bimbas tiene la facultad de rezar y cometer herejía a la vez. Detrás del “Jesusito de mi vida”, viene la otra parte. Y reza:

“Ángel de la guarra”…

madre 10 (1)

Aaaayyyy, “de la guarra”, dice. Con esa lengua de trapo que tiene, el rezo resulta de lo más cómico.

madre 10 (2)

Bueno, se supone que todos tenemos nuestro ángel. Las guarras también.

Tapacicatrices

Nos estamos duchando El Cachorro, Don Bimbas y yo. El Cachorro se vuelve a fijar en la cicatriz de la cesárea.

– ¿Por qué tienes la raja donde nací yo?
– Porque se queda así para siempre.
– ¿Para siempre? ¿Por qué no te la borras?
– No se borra.
– ¡Píntate de color carne!

¡Joé qué sencillo! ¡Cómo no lo había pensado antes!

madre 9 (1)

El color carne. ¿Os acordáis de lo que nos chiflaba? Y he comprobado que es el favorito de todas las generaciones.

La sangre no llega al río

“¿Sabes qué ha pasado con Jimena?”, me pregunta El Cachorro. ¡Por favor! ¡Ardo en deseos de saber!

Pues, por fin, él le ha dado su carta. Aunque, de nuevo, ella se ha adelantado y le ha dado un papelito son su dirección. Entonces ha sido cuando él le ha dado su carta.

Esto ha acontecido en el patio. El Cachorro estaba con sus amigos y les ha dado esquinazo. Me cuenta que han ido todos al baño a hacer pis y que, después, les ha dicho: “Voy a estar un ratito sin vosotros”, y ha ido a buscar a Jimena. Y ahí ha habido en intercambio de papeles.

madre 7 (1)

Pero no ha acabado ahí la cosa. Hoy han comenzado las extraescolares y, un año más, ambos comparten una clase. ¡Pues me cuenta El Cachorro que, al finalizar la clase, ella se le ha acercado, Y LE HA DADO UN BESO!

madre 7 (2)

¡¡UN BESO, TÚ!!

¡BUENOOOOOOOOOOOOOO! Estoy un tanto alarmada. ¡Que son unos mocos! Y que él le ha dicho: “Vete, que si no nos van a ver”, así en plan amor furtivo total. Lo que faltaba, con lo atractivo que es el amor a escondidas.

Ventajas y desventajas

Quien es el listo de repantingarse primero en el sofá, tiene que sufrir la penitencia de que se le coloquen o sienten encima.

madre 6 (1)

Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Es así, quien se tumba tiene, por ejemplo, que soportar el peso del culo de Don Bimbas en la tripa y del de El Cachorro en las piernas. Pero también puede ver la tele en horizontal. Hay que descubrir qué compensa. A mí me compensan los culos de mis hijos encima.

madre 6 (2)

Por otra parte, yo creo que va siendo hora de comprar otro sofá…

En cualquier caso, que se instale así el personal no implica que no haya movimiento. Vamos cambiando todos de postura. Y surgen caprichos necesidades. No en El Cachorro, que se abduce con la tele. En el pequeño.

“¿Me haces cosquillas en e pie?”, me pide Don Bimbas. Me ha salido de un vicioso…

madre 6 (3)

Lo impresionante es lo que me gusta acariciarlo. A mí, que de toda la vida me gusta que me hagan, no hacer (diréis: “Ah, qué lista, como a todos”. Pero no, hay gente que se ofrece: “¿Me dejas que te toque el pelo?” Yo, jamás), resulta que disfruto como una enana haciéndole cosquillitas. Ahora, esclavizada me tiene. Si se me ocurre parar, pongamos, para escribir un Whatsapp, que necesito las dos manos, enseguida reclama. No, reclama, no: exige. Tengo que hacerle cosquillitas sin pausas.

Lo estoy malacostumbrando. A quien vaya a ser su pareja, la va a tener mártir.

Masajista particular

Me ve El Cachorro un poco hecha polvo, tendida en el sofá, que además me he estado quejando de lo mucho que trabajo y tal, y se pone a hacerme un masaje en los hombros y el cuello…

madre 5 (1)

Vaya chollo que tengo con el crío. Y no se le da mal. Qué vidorra me espera.

Pero soy agradecida y muy buena pagadora. ¿Cómo le devuelvo el favor?

Mirad, en el cole, aparte de los trabajos que tiene que hacer El Cachorro, y de los deberes, que ya empiezan a caer, la profesora sugiere que se investigue sobre un país. Como cada dos o tres semanas.

Este curso va a ser de lo más durito…

Tocaba Suiza. Pues me he cascado una especie de diorama chusco para representar al país.

madre 5 (2)

Bien mono me ha quedado…

Lo que no me puedo aguantar ahora es el antojo de queso fundido que me ha entrado. Masajes y queso, un plan perfecto.

Atracción fatal

Llevo a los niños al cole. Cuando se aleja El Cachorro, le grito: “¡Y no te olvides de la carta!” Se va asintiendo y diciéndome adiós.

madre 3 (2)

Cuando me dispongo a salir, la mujer que actúa como conserje se me acerca y me dice: “¿Sabes que hay una niña enamoradísima de tu hijo?” “Qué me vas a contar”, le replico.

Me dice que ayer la cría se pegó media mañana llorando. Que su profesora alucinaba.

“¿En serio?” Madre del amor hermoso. Esto es más grave de que lo creía. ¡Esto es Atracción Fatal!

Y no sé yo si había que preocuparse por que una niña de esta edad se muestre tan despechada…

Total, que no veo la hora de recoger de nuevo a los críos para que El Cachorro me cuente qué ha sucedido.

Al salir, le digo:

– Bueno, qué, qué ha ocurrido. ¿Lo habéis arreglado?
– Sí. Me ha dicho: “Es que ayer estaba muy nerviosa” y yo le he dicho: “Ah, vale”.
– (…) ¿Y?
– Eso.
– ¿Cómo? ¿Ella se te ha acercado a ti?
– Sí.
– Tú a ella no.
– No.
– ¿Y te ha dicho que ayer se puso nerviosa?
– Sí.
– ¿Y tú que le has dicho?
– “Ah, vale”.
– ¿Solo eso?
– Sí.
– ¿Y la carta? ¿Se la has dado?
– No.
– ¡¡¡Pero buenooooooooooooooo!!!

No hay manera, con este hijo mío.

– ¿Pero por qué no se la has dado? ¡Luego te quejas de lo mucho que te costó escribirla!

Me toca pegarme todo el fin de semana haciendo hincapié en que no hay necesidad de que alguien se quede con una idea equivocada de algo, que hay que explicar las cosas, que lo tiene que arreglar del todo y que ha de ser valiente en general, tanto con ella como delante de sus amigos.

(Por cierto, y ahora voy a hacer una lectura de adultos por si sirve para adultos, que algunos tienen reacciones de críos…: La manera de proceder de ella tampoco fue la más adecuada. Porque escribir a alguien y citarle no implica que esa persona esté obligada a acudir. A ver, que no es el caso, PARA NADA. Pero imagina que vas a alguien que no sabes si tiene interés en ti o no y le escribes proponiéndole una cita. Esa persona podrá ser libre de elegir si va o no va, ¿verdad? Y si decide no acudir, pues nada, has quemado ese cartucho, por lo menos no te quedas con las ganas de haberlo intentado, y además por fin te cercioras de los verdaderos sentimientos que despiertas en esa persona; y lo que tienes que hacer es asumirlo todo, y no ir y tirarle nada a la cara entre lágrimas. Esa persona no tiene la culpa.)