Hacerse el sueco

Se pone Don Bimbas a fisgar en mi bolso, saca esto y dice:

madre 25 (1)

“¿Eto qué ez?”

Así, en plan inocentico. Con vocecita. Ja, ja, ja. “¡Sabes perfectamente lo que es!”, le digo, “¡bandido! ¡Deja eso donde estaba!”

Y lo ha dejado. Pero ha seguido hurgando y ha dado con más ítems de mi cargamento secreto…

madre 25 (2)

Creo que tiene un olfato hiperdesarrollado para ciertos elementos. Como un perro trufero. En cualquier caso, debo enseñarle rauda en qué consiste la propiedad privada.

Cara dentada

Don Bimbas solo sabe dibujar una cosa: esta cara.

madre 24 (1)

Siempre. Lo mismo. No sale de ahí.

Pero hoy ha introducido una variante. Me dice: “Mira, dientez”.

Con estos avances, para cuando dibuje un monigote entero ya tendrá pelos en los huevos estará haciendo la Selectividad.

Mi hijo me rechaza

Se pone Don Bimbas a ver la tele, se coloca en la esquina del sofá, y se parapeta con un cojín. Es su manera de ver dibujos favorita.

Pero llego yo, y quiero darle mimos. O que me los dé a mí.

– Ven aquí conmigo.
– No.

Y voy a petardearle.

madre 23 (1)

Salvo su cojín-barrera, al que se está agarrando como si fuera un escudo y lo separa de mí, asiéndolo más fuerte. Le doy besitos y apoyo mi cabeza en su hombro. Enseguida me hace ver lo mucho que le peso. Le molesto, vaya. Y se zafa. Yo protesto.

– ¡Que quiero estar contigo!
– Po qué.

Inmutable.

madre 23 (2)

¿Por qué me castiga con el látigo de su indiferencia?

Don Bimbas tiene secretario

Tengo tutoría con la profe de Don Bimbas. Me recibe con un: “Pues ya ha salido del tiesto”.

Jaaaaaaaaa.

– ¿Qué te dije? – le pregunto – ¿te dije que todavía no había sacado su carácter, y que sería porque no tenía confianza?
– Sí, sí, si ya me acuerdo que me advertiste…

Y también conté aquí el mes pasado que ya había empezado a enseñar la pezuña, sorprendiendo a sus profesores, que estaban convencidos de que era un bendito que no conocía la malicia, un ser de luz.

Porque a principios de curso, diría además que durante todo el primer trimestre, las noticias que me llegaban de mi hijo eran que qué tierno, qué tímido, qué obediente, qué formal… Que decía yo. “Soy la madre de Don Bimbas, ¿eh? ¡A ver si me estáis tomando por la de otro!” Pero no. Me hablaban de mi hijo. Y a mí que obedeciera, que no se negara a hacer cosas, que no se bloqueara, que no gritara, que no se enfurruñara, que no… que no hiciera todo lo que hace conmigo me tenía patidifusa. Y supuse que era porque no había cogido confianza. Porque en el fondo es un gran tímido.

Eso, y/o porque es una táctica, una estrategia pergeñada en su mente avanzada e hiperinteligente de supervillano. Primero los engaña dando una imagen de sí mismo dócil y manejable, inocente y achuchable. Y cuando ya se los ha metido en el bolsillo, cuando ya están confiados, cuando menos se lo esperan… zas, saca a relucir su verdadero yo.

Así que ahora me cuentan que, si le amenazan con que, si no acaba tal trabajo, no hace tal cosa, que supuestamente le debería apetecer… él se queda igual, SE LA PELA. Me cuentan que le piden que diga algo, y él se queda mirando a los ojos fijamente, y que es capaz de sostener la mirada HORAS. Me cuentan que, si alguien le toca las narices, le sacude. O sea, me cuentan mi vida con él.

madre 22 (1)

Pero en lo de pegar me he preocupado. (Bueno, me preocupa todo, porque no hay quien lo maneje). He preguntado si mi hijo se trata de un matón o algo así, si va buscando pelea, y entonces me han dicho que no. Que como no se sabe expresar, y debe notar que en ese aspecto está por detrás de los demás niños, la única manera que tiene de protestar o de defender lo suyo es arreando. Pues como hacen los niños pequeños, que como no saben comunicarse bien, lo hacen a limpio manotazo.

Y en cuanto a lo de hablar… A ver, yo últimamente he notado avances notables. Pero claro, tal y como llevaba él el asunto, un avance notable es todavía absolutamente insuficiente. Así, él ya se empieza a soltar más, charla, pregunta… Y se sigue cabreando como una mona si le hago repetir tres veces la misma cosa porque no le entiendo (y se la haría repetir más, pero él ya es cuando empieza a gritar, y es el momento en el que El Cachorro actúa como traductor. Que es INCREÍBLE cómo le entiende). Pero por hache o por be continúa haciéndose entender. O porque nos vamos haciendo a su idioma, o porque él señala o te coge de la mano y te indica lo que quiere, o porque existe El Cachorro.

madre 22 (2)

Y va y me cuenta su profe que en clase él tiene SECRETARIO. Tiene un amiguito que es quien habla por él. Si Don Bimbas se queda sin pinturas, es que no le hace falta ni pedirlas (que de hecho no lo va a hacer ni loco – eso es lo que me cuentan-), va su amiguito y dice: “A Pablo le faltan pinturaaaass”. Y como eso, todo lo demás. Ha seducido a su compañero para que sea su portavoz.

Don Bimbas con secretario. Jíbalo.

Sin ruedines

Se va el Señor de las Bestias con los críos y me manda un vídeo.

madre 21 (1)

Señores y señoras, Don Bimbas tiene 3 años y 4 meses.

Busco cuándo aprendió El Cachorro, que en su día ya me dejó alucinada perdida, pues le bastó un empujón para pillarlo. Lo encuentro y resulta que El Cachorro aprendió también un abril, un 17 de abril… de hace dos años, es decir, cuando tenía 4 años y 4 meses… ¡Con un año más que Don Bimbas! ¡Y ya me parecía que iba adelantado!

Mando corriendo el vídeo a unas vecinas. “No sé por qué te extraña tanto, este niño va a ser un super deportista”, me responde una. ¡¿Con 3 años y 4 meses?! ¿Y una bici más grande que él? Es que lo estoy flipando. “Da igual lo que haga, todo se le va a dar bien, tiene un físico brutal”. (Esta vecina fue profesora de Educación Física).

madre 21 (2)

Se ve que Don Bimbas, entre que tiene un superejemplo a seguir (su hermano), y que está hecho de otra pasta, lo va a petar como deportista. En este campo es un ser extraordinario. Un JEFE.

madre 21 (3)

Por la noche es cuando le duelen las rodillas. Una noche de cada tres. Yo creo que es porque no le siguen el ritmo…

Rectificar es de sabios

Vuelven de la calle mis hijos con su padre. El Cachorro disgustado perdido. Se ha portado mal y su padre le ha castigado sin irse con el vecinito. “No me ha dado otra oportunidad”, me dice el damnificado entre sollozos. Pero no ablanda el corazón de su padre. Así que se encierra en su habitación. Al poco rato sale, viene a mi habitación, donde estamos el resto de la familia, y le dice a su padre:

– Ya no voy a hacer nada nunca contigo.
– Muy bien. Pues vamos a bajar otra vez con la bici. – Contraataca su padre.
– No quería decir eso.

madre 20 (1)

Y ha matizado que lo que no iba a hacer es sacarle fotos (ha estado sacando cómo enseñaba a andar en bici sin ruedines a Don Bimbas). Porque a El Cachorro no hay cosa que más le guste en el mundo que hacer cosas con su adorado padre, al que siempre se le ocurren planes que llevar a cabo, sobre todo, el cuco de él, cuando le amenazan con no ajuntarle más…

Es todo amor

Quero pucho Katerín”, me dice Don Bimbas. Que quiere mucho a la chica que le cuida. “Y Bori quero pucho”. Esta es la mujer que le cuidaba antes. Y luego añade “Manina y Calito quero pucho”. Esos son sus vecinos Marina y Carlitos. Y “quero pucho acuela y acuelo”, a sus abuelos. Y suelta una retahíla de gente. Nombra a más vecinos, por supuesto a su hermano…

madre 19 (1)

Y me hace gracia. Porque de repente le dan estos prontos. Está tan tranquilo y de pronto le entra la cariñada, se me acerca y me suelta: “Acuela quero pucho”.

Es todo amor.

Limpiacristales

No falla. Es limpiar los cristales y, o llueve, o van los malandrines de mis hijos a plantar sus manazas.

madre 18 (1)

Pero El Cachorro tiene 6 años, o sea, que ya puede ir solucionando lo que estropea por sí solo. Le insto para que arregle el desaguisado.

madre 18 (2)

Qué bien.

La cosa empieza a adquirir mala pinta cuando aparece el pequeño para colaborar con un fluflús de algo de jardinería que ha encontrado en el lugar de los aperos de jardinería de la terraza (mira que tiene recursos, el tipo).

madre 18 (3)

No sé cómo le logro convencer de que no haga uso de él. Pero él quiere limpiar como hace su hermano me ponga yo como me ponga.

Ha sido más tarde cuando se ha salido con la suya. Cuando El Cachorro ha soltado los instrumentos de limpieza. Los ha trincado él y ha procedido.

madre 18 (4)

¡No iba a ser menos! Y, por la cara que pone, está de lo más concentrado y hacendoso.

Ahora, que tengo que limpiar más que lo que tenía que limpiar un ratín antes, sí; eso no me lo quita nadie.

La estructura de la frase según Don Bimbas

Mi chiquitico tiene una forma peculiar de hablar. Por varias razones, pero además porque coloca el posesivo al final de las preguntas. Por ejemplo, vienen los vecinos a casa y dice: “Los chicos gritan en la casa mía”. O ve que se me estropea el móvil y pregunta: “¿No sushiona (funciona) movi tuya?” (Tampoco domina los géneros, es más, los cambia siempre). O me pregunta:

– ¿Papá none eztá?
– Trabajando.
– ¿No viene casa mía?

Señala mi coche: “Es coche tuya”. No es que cambie los géneros, sino que todos los posesivos son femeninos. Qué curioso. Me parto.

madre 17 (1)

Pero no solo lo hace con los posesivos. Intento que siga durmiendo la siesta y me dice: “Yo no congo (tengo) sueño más”. Jaajajajaaj. Pero no os lo perdáis, que normalmente me dice “no congo sueño más yo”. Los pronombres personales, también al final.

¡Es fantástico!

Shá tutururutuuuu y baricaooooo

Don Bimbas, desde pequeño (ni que con tres años y pico fuera mayor…), siempre tiene una cancioncilla que canta de vez en cuando. No sé de dónde la ha sacado. Dice así:

“BaaaabiiiiiSHÁ-TUTURURUTUUU, babiSHÁ-TUTURURUTUUUU”.

He intentado darle la melodía con la grafía, pero no sé si lo pillaréis. En cualquier caso, esa es la letra más o menos. Que seguro que viene de alguna canción que le hicieron aprender en la guarde o de algo que haya oído con anterioridad, pero soy incapaz de identificarlo.

El caso es que tiene ritmo…

madre 16 (1)

P.D. He ido averiguando cosas. Un día después de escribir este post, le cuento a El Cachorro que su hermano tiene una canción. Y se la canto. Se la canto tal cual os la he escrito.

madre 16 (2)

Y dice él:

– Claro, baby SHÁ-TUTURURUTUUU, mummy SHÁ-TUTURURUTUUU, grandpa SHÁ-TUTURURUTUUU…
– ¡Anda! ¿Existe? – le pregunto.
– Sí, me la enseñaron cuando era pequeño.
– ¡Pero menuda sorpresa! ¡Pensaba que se la había inventado! ¿Y es de toda la familia?
– Sí.

Miro a Don Bimbas:

– ¿Grandma SHÁ-TUTURURUTUUU?

Y él:

– Gramma SHÁ-TUTURURUTUUU…

Así que superdescubrimiento. Y porque se me ha ocurrido sacar el tema, no sé por qué.

Pero no queda ahí la cosa. Dos días después de escribir esto, hay un cuento con tiburones encima de la mesa, lo coge Don Bimbas y dice:

– ¡Babi SHÁ, babi SHÁ-TUTURURUTUUU!
– ¡Anda! – de nuevo – ¿Que “shá” es “shark”? ¿Va de tiburones la cosa?

Y El Cachorro me confirma que sí. Así que la canción dice así: “Baby shark tutururutuuuu”.

Muy bien. Ahora tengo que averiguar qué significa otra cosa que canta desde ni sé: “BARICAOO, BARICAOOOOOOOO”.

madre 16 (3)

PD2. A ver, ojo, que este post lo vengo escribiendo en días distintos (obligada por las circunstancias, ahora veréis). Es decir, cual voy descubriendo cosas, os las cuento.

Estoy escribiendo este blog en mi estudio, en concreto lo de “baricao”, cuando se me ocurre… Se me ocurre que puede suceder lo mismo que con la otra canción. Grito a El Cachorro, que anda zascandileando por la casa:

– ¡Cariño! ¿Sabes qué significa eso que suele cantar tu hermano, “Baricao”? – pruebo suerte.
– ¡Sí! – se acerca, riéndose – ¡Es de “Frozen”! Es la canción “Let it go”.

Acabáramos. No sé qué canción es esa y la busco en Youtube. Viene Don Bimbas y se pone a cantar: “Baricaooooo”. Jaajajajjaa.

En fin, otra incógnita despejada.

Lo que queda claro que estoy haciendo estas averiguaciones porque se me ocurre preguntar a El Cachorro. ¿Por qué no lo habré hecho antes? Ni me imaginaba que estas cancioncillas tuvieran explicaciones lógicas. Ni que las supiera El Cachorro. Es mi canal de conexión/relación con Don Bimbas. Sin El Cachorro, mi pequeño y yo estaríamos totalmente distanciados.