Se busca familia adoptante

Aquí el pater familias se echa unas siestas de escándalo en la playa y nadie le molesta (menos el otro día un poco, como consta en un post anterior). Intento yo dar una ligera cabezada y tengo a los dos críos encima de mí. Don Bimbas, especialmente, me trepa la chepa o se pone a hacer equilibrios de pie encima de mi barriga.

madre 31 (1)
Cuando me quejo, el Señor de las Bestias me sugiere una solución: “¿Por qué no te buscas otra familia, como hace nuestro hijo?”

Y no es mala idea. Cuando El Cachorro se aburre de estar con nosotros, que es rápido, porque no somos de esos padres que están a todas horas entreteniendo a sus vástagos, enseguida se acopla a otra familia con niños en la que sus padres se bañan, hacen castillos y juegan a todo lo que se puede jugar en una playa con ellos.

 

Voy a dar una vuelta, a ver quién me ajunta…

madre 31 (2)

Oye, ¿¡¿y os podéis creer que, con lo mona que iba, NADIE?!?

 

(Perdonadme, pero no me he visto en otra que en estas fotos y no sabía que post escribir para poder presumir. Gracias por la comprensión).

 

 

Al rico mejillón

Padre ofreciendo un mejillón a su hijo e hijo haciendo el aprecio típico de hijo de cuatro años.

madre 30 (1)

Es la centésimo cuarta vez que se le intenta dar a probar un mejillón y, como las otras 103 veces, vuelve a hacer un Mátrix.

madre 30 (2)

Jaaaja. Y porque le sostiene el respaldo de la silla. Si no, capaz de doblarse hacia atrás en ángulo de 90º, tipo niña de “El Exorcista”.

 

Y lo de esos morros… Metes en esa boca prieta a Excálibur y no hay Arturo que la saque. Para mí que se levantó al día siguiente con agujetas en los labios.

 

Por cierto, ojo a la carta, la traducción al inglés de “fruta del tiempo”. Jeeeje. Y de lo demás. Spain is different.

madre 30 (3)

Contagiada por la libertad con la que uno versiona las cosas a su medida, acabo pues este post con un refrán muy español:

 

En boca cerrada no entran mejillones.

Piernas con cambios de humor

Nos vamos El Cachorro y yo a pasear por la playa. Es un poco calvario porque no das tres pasos seguidos sin tener que parar a hacer una albóndiga de arena o a destrozar el castillo que alguien ha hecho en la orilla o similar. Pero logramos irnos lejos.

A la vuelta, el peque se me rebela. No quiere caminar más. Que le duelen mucho las piernas. Mucho, mucho dolor. El numerito está tan logrado que casi me convence. Hasta que consigo arrastrarlo hasta unas rocas. Ahí escalamos, saltamos…

madre 29 (1)

Pasamos el gran rato, y cuando pienso que el padre de la criatura se tiene que estar preocupando por nosotros, le digo que se baje, que tenemos que volver ya. Y dice que ni hablar.

– Pero ¿no te dolían tanto las piernas?
– Pero ahora están contentas.
– ¿Ahora están contentas? Pero llevamos mucho rato aquí, tenemos que volver.
– No, porque están un poco contentas pero aún un poco tristes.

¿No es DEMASIADO cuco, el tipo?

madre 29 (2)

Lo que no me he tragado es que estuvieran cansadas para volver al campamento base. Ha tenido que apechugar.

Oooolé

¿Cómo es posible, con lo que cansa la playa, que pasas el día tiradaza en la arena y acabas baldada, que el pequeñito no pare quieto ni un segundo y tenga energía como la de la mitad de los veraneantes del lugar juntos?

madre 28 (1)

Salta, corre, pasea, trepa… Un no parar.

 

Aquí, haciendo unas cuantas verónicas con Don Bimbas colgando del capote…

madre 28 (2)

Vueltas y vueltas. Pues no se ha reído ni nada, el tipo. Yo me he pillado un mareo importante.

 

Va a acabar conmigo.

 

Bueno, no del todo. Aún tengo fuerzas al final del día para…

madre 28 (3)

Yo preguntándome por qué a mis hijos les flipa lo de ponerse a trepar. No sé de qué me extraño.

 

(Sí, subí la media de edad del usuario medio de la atracción unos cuantos años. Ahora, ninguno, y repito, NINGUNO, se manejó con más destreza y agilidad que yo. Aún queda mucha Amaya por delante…)

 

No, no sé de qué me extraño.

madre 28 (4)

Porque tampoco tienen al típico abuelo que les dice “¡bájate de ahí ahora mismo!” Al revés, se queda mirando orgulloso.

 

De casta le viene al galgo.

Apañándose

Yo hay veces que pienso que para qué tengo tele ni nada si con comprarme unas palomitas… bueno, o pedirme este desayunaco…

desayuno-mediterraneo

 

(Ñam).

 

…y ver mientras cómo mis hijos se manejan en la vida y se buscan las castañas ya tengo el entretenimiento asegurado.

 

Pilla Don Bimbas un vaso con una pajita. Que lo de la pajita, cómo no, llama la atención. Además esta está como retorcida y mola un huevo.

bebé-comiendo-helado

Bueno… no tan huevo. No lo pone fácil para beber el líquido.

bebé-comiendo-helado

Nada fácil.

 

Hasta que…

madre 27 (4)

“¿Y si quito la mariconada esta…

madre 27 (5)

… y me trinco lo que falta directamente del vaso?”

 

El otro no se queda manco con lo de apañárselas para meterse algo al buche. En la hora de la comida es su turno de lucirse.

madre 27 (6)

Son un espectáculo.

 

 

Uno de los suyos

Don Bimbas reconociendo a un niño báltico que ha encontrado en la playa como uno los suyos.

 

madre 26 (1)

 

Le coge la cabeza y se la examinaba en plan “¡si tenemos el mismo color de pelo!”

 

madre 26 (2)

 

Aunque el caracolillo de Don Bimbas es typical spanish.

 

madre 26 (3)

 

El otro niño, madre mía, qué santa paciencia. Menos mal que tuvo su recompensa…

 

madre 26 (4)

 

Ha resultado un pasatiempo fantástico observarlos. Qué majicos, por favor, los rubios.

En brazos

madre 25 (1)

 

Ya ni me acordaba desde cuándo no tenía a mi mostrenquillo dormido en brazos. Así, quietico. Se ha quedado sopa en el coche y, al hacer el trasvase de silla a carrito, a medio camino y de esta guisa he decidido que era una ternura y que quería llevarlo yo en brazos.

Diez minutos después he tenido que pedir que me lo arrebataran porque se me iban a caer las extremidades. Diez kilos encima así a pulso…

 

Pero enseguida recupero fuerzas. (Bueno… enseguida, enseguida no, ya al final del día). Y veo a mi otro amor.

 

madre 25 (2)

 

Y es que…

 

madre 25 (3)

 

No me puedo resistir.

 

madre 25 (4)

 

Va creciendo. No sé hasta cuándo podré hacer esto con él.

 

madre 25 (5)

 

Así que aprovecho mientras puedo.

 

Asco de vejez.

 

madre 25 (6)

 

Menos mal que, y esta es una de las ventajas de tener hijos, para El Cachorro sigo siendo la madre más guapa del mundo.

El pescado no es para tanto

“Aparte que no he tomado tanto pescado soy muy fuerte”. Me lo dice mientras lleva la bolsa de basura.

 

madre 24 (1)

 

La coge pero de manera despreocupada, en plan “pesa mucho pero como soy tan fuerte, la llevo como si fuera muy ligera, como si no me costara ningún esfuerzo”.

 

No le gusta nada el pescado y entre la mujer que lo cuida y yo le cuasi convencemos diciéndole que comerlo lo hace más listo y más fuerte.

Él ahora me intenta cuasi convencerme de que no le hace falta ningún pescado para ser listo y fuerte.

Pista

Sale El Cachorro de la piscina. Viene a donde estoy a que le seque.
– Quiero sentarme en algo…
– Mira alrededor, un montón de sitios tienes, bancos y de todo.
– Pero en algo que sea azul…

 

madre 23 (1)

 

Jaaajaja. Mirad qué hay en la foto que sea azul. Es que tiene fijación con sentarse en mi silla.

 

Le voy a dejar, que se lo ha ganado por listo.

 

Bodypainting

Como toda madre sabe, una de las verdades de la vida es que si no oyes a tus hijos, algo te están organizando.

 

Cuando te diriges a ver qué hacen, tú rezas para encontrártelos así:

 

madre 22 (1)

 

Y la realidad es bien distinta. Hoy el cuadro es este (“cuadro”, qué apropiado):

 

madre 22 (2)

 

Menudo bodypainting se ha marcado (“marcado”, qué apropiado) el tipo.

 

No es la primera vez.

 

madre 22 (3)

 

Pilla un rotulador y… ¿quién domina a quién?

 

¿Qué va a ser, de estos que se tatúan hasta el píloro? ¿Va a acabar como el hombre verde?

 

madre 22 (4)

 

Lo desheredo.