¿Dices que esto se chupa?

He estado sacando las típicas cosas que guardas en un bolso de carro de bebé: pañales, baberos, sonajeros, un yunque, una ardilla disecada… en fin, lo normal. Entre los tesoros que he reencontrado, un chupete.

Resulta que Don Bimbas jamás lo ha utilizado. Con mascarme el pezón y tenerme a todas horas a su merced, ya tenía suficiente. Pero se me ha ocurrido dárselo. Como le cuesta tanto dormir, y usa el biberón para conciliar el sueño, lo mismo sonaba la flauta…

niño

Su cara de extrañeza en plan “qué narices me has plantado aquí” ha sido todo un poema. Y, finalmente, tras la curiosidad inicial y un amago de metérselo en la boca, ha hecho lo que durante toda su vida, ignorarlo. Adiós a mi última esperanza.

Los disfraces no tienen ni pizca de gracia

El Cachorro no ha sido nunca un gran fan del disfraz. Pero menos, muchísimo menos, de los “apechusques” que el disfraz disponga para ponerse en la cabeza y completarlo. Así, ha sido un caballero templario sin casco y un Spiderman sin anonimato.

Esta vez había que ir disfrazado de un motivo navideño al cole. Ha transigido con los pantalones y la chaqueta, pero con el gorro, ni hablar. También, más que nada, porque no le cabía en la cabeza, todo hay que decirlo. Y asimismo ha sido un Papá Noel imberbe. Menudo pollo para no ponerse la barba. ¡Ni para la foto! Mira que le he dicho que era solo un segundo, pues no. Le he tenido que obligar…

niño_papa_noel

Y, claro, me ha salido esta foto tan “simpática”. Qué rancio, válgame.

Observo que tiene pánico a que se rían de él. Lo primero que ha preguntado es si los demás iban disfrazados. Le he dicho que sí, y que si veía que era el único con disfraz una vez llegara al cole, que se lo quitaba. No ha hecho falta. Ahora lo que quiero es que esa madre que ha conseguido plantarle un abeto de grandes dimensiones a su hijo en la cabeza, me cuente cómo lo ha hecho.

nenes

No salgo de mi asombro. ¡Pedazo de árbol le ha puesto! Estoy tremendamente admirada.

nenes

Don Bimbas le va a la zaga a su hermano. Le he puesto la barba y ha reaccionado como si le hubiera lanzado a la cara un ectoplasma apestoso.

madre

Qué manera de revolverse. Ni Matrix.

Pero bien que se ha descojonado cuando la barba me la he puesto yo. ¡A limpia carcajada!

madre

Está claro que los disfraces molan un huevo… si se los ponen los demás.

Capacidad a prueba

Lo de las fotos en el móvil se me está yendo de las manos…

fotos_móvil

Creo que soy la única persona del planeta que puede poner a prueba la capacidad de almacenamiento de un iPhone. He llegado a tener casi 12.000 fotos y vídeos. Me mangan el móvil y se llevan mi vida entera.

Tengo justificación. Estoy obligada por este diario. Y no me canso de inmortalizar a mis niños. Como dice mi madre: “No van a tener días de vida para ver todas las fotos que les has sacado”. Esa cruz van a tener.

Micifuz

Tener un bebé es peor que tener un gato. Mis plantas tiemblan cada vez que lo ven acercarse. Pero no tanto como yo. Que ya no es que Don Bimbas sea mal comedor pero, fíjate tú por dónde, le pirre atiborrarse de tierra, sino que, mucho más grave aún 😜, me deja todo el suelo que parece un campo de fútbol sin regar.

niño_planta_navidad

Hablando de gatitos… No sé qué decirle al Señor de las Bestias, que anda por ahí presentándoles bichos a mis hijos, si que se traiga de vuelta al de la izquierda o al de la derecha.

niño_con_gato

Menudo par, a cada cual más tierno. Igual de idealos e igual de peligrosos. Lo dicho, a saber cuál de los dos me iba a destrozar más el salón.

Pequeño payaso

Al pequeño le ha dado por hacer el chinito. Cierra los ojillos con fuerza y los abre luego lo más que puede.

cara_niño

(La primera parte, la de los ojos cerrados, no se la pillo en foto).

Me encanta. Se parte. Resulta muy gracioso, aunque… no estaremos pasando por alto una miopía o algo, ¿no?

Don Bimbas nos ha salido muy payasito. Aquí empezamos a darnos besos…

niño

Y acabó haciendo el monicaco.

niño

Pero hablando de monicacos… No es el único. Monillo lo es mucho El Cachorro.

niño

Y me encanta, porque yo era igual. Era… ¿qué digo era? ¡Soy! Y payasa. Definitivamente, tengo los dos hijos que me merezco.

Obstáculos

“A ver cómo cojo esa pelota…”

niño_pelota

“Fácil, dándome golpes en la cabeza contra el cristal”.

niño

De verdad, no sé la cantidad de “clongs” que oí. Venga darse el tío cabezón. No se puede negar que perseverante, contra viento y marea, es un rato.

P.D. La pelota la cogió. Cómo no.

Trasquilón

Pues nada, aquí mini Llongueras ha decidido darle un aire nuevo a su peinado agarrando unas tijeras y podándose medio flequillo.

niño

¿Veis el trasquilón? Menudo viaje.

Bueno, pues cuando vino con él del cole no estaba claro si fue él el responsable del desaguisado o un amiguito con bastante mala idea. A los días descubrimos que había sido un compañero. ¿Y la profesora dónde estaba? Sí, esa que cuando le digo que mi niño me cuenta que fulanito le pega, dice que en su clase no será, que en el comedor. Pues a no ser que las tijeras las lleven a comer, eso ha sido en su clase, y ella en Babia… Lo digo con conocimiento de causa porque al advertírselo a la interfecta, primera noticia. Y al ponerse a interrogar a la clase, en efecto la verdad salió a relucir. A ver si se nos espabilamos que la próxima monto un pollo que, desde luego, no va a ser a mi hijo a quien se le caiga el pelo…

Discriminando alimentos

Una muestra más de que el filibustero de mi bebé, ese que nos da tantos quebraderos de cabeza con la comida, porque no come nada, tiene una jeta de escándalo. No come nada de puré, de lo sano. Pero plántale una pizza delante…

bebé_comiendo

De hecho, ni siquiera se la acercamos. Fue él, que al ver a su padre, a su hermano y a mí con un trozo, empezó a protestar y a reclamar su parte.

bebé_comiendo

Gominolas, pizzas y demás comida basura, bienvenidas. Puré, que me olvides.

Jjjjjjjeta, jeta.

Orgía cumpleañera

Lo de los regalos hoy en día a los críos me parece INDECENTE. Mira que en el cumple le regalé a El Cachorro UNA cosa. Bueno, dos porque, y esa es otra, resulta que el peque cumple un día al año pero lo celebra un número n de veces… Por partes. Le compre otra cosa porque en el cumple que celebra en un parque de bolas con los de clase, ya se quedó en que eran los propios los padres del homenajeado quienes tenían que comprar el regalo, un regalo en un rango establecido de precio, para que entre los compañeros, sobre todo los dos o tres con los que se comparte la celebración por cumplir en el mismo mes, no se establecieran diferencias, envidias ni comparaciones. Buena idea. Pero ya tenemos que comprar ese regalo. De parte de los amiguitos de clase. Para abrir boca.

niño

Por supuesto, si ese regalo es de los del cole, el peque (hablo en singular, refiriéndome solo a El Cachorro, porque el de un año no se entera) espera el de sus papás. Y ese sí o sí le va a caer, faltaría plus. Aunque llegue el litigio entre el Señor de las Bestias y yo: “¿Solo uno le vamos a regalar?”, me echa en cara. “¿Cómo que uno? ¡Pero si tiene el de los del cole y luego le van a caer trescientos!” Logro contener al padre a duras penas.

niño

Y le caen trescientos y el cumple se celebra, insisto, durante días. Un ejemplo. El cumple de El Cachorro es el 8. Cae en martes. Regalo y celebración en clase. Para entonces ya venía con regalo, porque el día 4 cumplen sus primos de San Sebastián; celebramos ese cumple pero sus padres, tíos de mis enanos, aprovecharon para darles sus regalos. El día 11, se celebra en un parque de bolas los cumpleaños de los de la clase. Otro regalo más. Y el día 12, sábado, que es fin de semana, es cuando se realiza la celebración oficial del cumpleaños, turno de los regalos de los vecinos, los amiguitos, los primos… Más adelante, cuando se puede, nos vamos a Pamplona y los abuelos le cascan otro regalo, como es natural. Y todavía faltan más tíos… Total, una orgía de regalos.

niño

Mirad qué monos, mis niños y dos amiguitos entretenidicos… ¡como para no! No es normal tanto juguete suelto. Juguetes que hay que recoger después… Entre esto y tener un bebé, luego que por qué me duele la espalda.

Os explicáis mi cruzada contra que los niños tengan tantos juguetes, ¿verdad?

Y ahora pasemos a la siguiente crítica, que esto de los cumples da muuuuuuucho de sí. ¿Es normal que a un niño de cuatro años se le regale un juguete recomendado para once? ¿Se parece el chaval que dispara que aparece en la foto a un niño pequeño? ¿Estamos locos?

juguete

Tengo vecinos que se empeñan en que sus hijos crezcan antes de tiempo. Les regalan cosas de niños de seis años más. ¿Por qué? ¿Para qué? ¡Si luego cuando cumplan esa edad ya no va a haber juguetes para ellos! ¡Si no les va a hacer ilusión nada porque ya lo han probado todo para esas fechas!

En cuanto a la pistola molona (porque lo es) de proyectiles que le ha caído a El Cachorro… A ver, una pistola molona de proyectiles es para dispararla, si no, ¿qué gracia tiene? Pero como parece sacada de un paintball de esos, los proyectiles tienen la fuerza suficiente como para tirar algún adorno de cristal o cerámica. O, peor aún, rebotar y saltar un ojo a alguien. Superdivetido. ¡Pero para mí, que soy adulta!

Un poco de cordura con los regalos, por favor, tengamos la fiesta en paz.

A lo grande

Si me leéis sabréis que soy muy crítica con el agasajo extremo a los niños de hoy en día. Con la cantidad de regalos, las fiestas que se les organiza, lo consentidos que están. Suspiro por el típico cumple de críos en el que se invitaba a tres amiguitos del cole, dos primos, un vecino, y con unas mediasnoches con chorizo y nocilla y cuatro gusanitos, iban que chutaban. Al menos así eran mis cumples y tan contenta. Pues basta que vaya de austera y de auténtica, para que El Señor de las Bestias se engorile con el tema y tire la casa por la ventana. Porque en lo que a los cumples de sus hijos se refiere, se cree Onassis.

Hoy lo celebramos en el cuartito de la urbanización. Ha encargado un castillo hinchable extragrande, y ha contratado a una decoradora profesional de globos.

nino

No voy a hablar del catering, que ha sido cosa de ir a comprar pero, así como todo chichifú se larga al “Ahorra Más” y tira con lo que encuentra, nosotros nos hemos hecho con empanada delicatesen, hemos encargado a medida dos tartas de puturrú de fuá (eso ha sido cosa mía, que con el dulce pocas bromas), tortillas, sándwiches, mil guarrindongadas de chuches chulis y demás.

nino

nino

Pero, agarraos… El Señor de las Bestias se ha traído… ¡¡UN RENO!! Un reno, tú. Vivito y coleando. Ahí, en la urbanización.

Por suerte el reno le sale gratis (pero no la cuidadora…)

nino

Claro que, donde hay un reno, hay un Papá Noel, ¿verdad? ¿A que sí? Pues venga, Papá Noel también.

nino

De parte de un extra de series que se ha levantado ciento cincuenta eurazos por estar como un canelo, porque pocos “jou, jou, jou” le he oído… Solo cuando nos hemos “montado” la tata y yo… ;-P

papa_noel

Me ha cascado una turra tremenda con su carrera como actor secundario en series y, la verdad, como se meta tan poco en el papel como lo ha hecho en esta ocasión, mejor que se ponga a vender seguros…

nino

En fin, de este calado el cumpleaños de los niños. Lo disfrutamos mucho, claro que sí. Fue estupendo. Pero un pastizal. Ahora… ¿quién supera esto? ¿Qué va a ser lo próximo? ¿Resucitar a Fofó? ¿Me pongo a ahorrar ya?

Menos mal que hoy (y siempre) pienso celebrar el cumpleaños de mis dos hijos, ya que nacieron con tres días de diferencia, a la vez, porque este dispendio multiplicado por dos, como que no.