Me llamo Mamadesimón

Se les cae a los críos una pelota a la piscina. El dueño de tan preciado tesoro se dirige a mí, que andaba cerca viendo la jugada. “¡Mamá de Simón, mamá de Simón, ¿nos la coges?!”

niño_columpio

Jaja. Qué gracia me ha hecho. Mira que es largo mi nuevo nombre, “Mamádesimón”, pues él venga repetirlo.

El más cívico del mundo

Ahí anda El Cachorro, afeando la conducta del personal. Él sabe que no se debe cruzar en rojo, así que si mientras esperamos a que un semáforo se ponga en verde para pasar, él ve que hay gente que no lo respeta, la señala y dice en alto: “¡Ha pasado en rojo!”

semáforo_verde

Tan es así que hoy he sido testigo de cómo unos señores mayores se han tenido que justificar ante él: “Estaba a punto de ponerse en verde, bonito…” Nada, no cuela. Han hecho “fatán” (fatal), me dice el peque, porque solo se pasa en “verde que te quiero verde” (además, es su color “farorito”). Pero qué civilizado.

Artista conceptual

En cuanto me descuido, El Cachorro organiza un montaje artístico digno del mismísimo ARCO. A mí esta composición de perchas me ha privado.

arte_perchas

Además ya tiene firma, y puede dejar bien claro quién es el autor de sus performances.

niño

Continúa dando rienda suelta a su creatividad, con las pinturitas.

niño

En el parque, no desaprovecha la ocasión. Con unas ramitas me realiza otra de sus obras…

niño

Tiene una sensibilidad especial. Domina las formas, los tamaños… Sobre todo los tamaños. Busca “epadas” para luchar conmigo.

niño

Para él, una ramita larga y firme. Para mí, una corta y delgada. Ya sabe, ya… ¡Artista!

Día de mierda

Hoy es día torcidísimo. Tenía la hora del despertador cambiada y me he quedado dormida (es un decir, llevaba desde las siete menos cuarto despierta gracias al bebé, pero andaba en duermevela), con lo que en lo que normalmente invierto cincuenta minutos (desayuno, despertar a El Cachorro, vestirlo, que desayune, lavarle la cara y los dientes…) he tenido que hacerlo en diez.

Después, el bebé se me ha cagado en las sabanas de mi cama, traspasando la bajera, la funda, llegando hasta el colchón, así que a deshacer la cama, a volver a hacerla y a poner una lavadora.

niño

Antes de comer, se me ha caído la papilla de cereales que intentaba dar a mi pequeño por el suelo y debajo del lavavajillas, y ahora, a punto de bajar al patio, con El Cachorro ya subido en su bici, emocionado, al ir a coger una Coca-Cola he abierto el frigo y se ha suicidado el tupper de arroz…

palomitas_suelo

A mediodía he cocinado garbanzos y he metido un tupper con lo que sobraba en el congelador, y como no cabía y en aras de cambiar de menú, he sacado el que yo pensaba que contenía pochas; ahora al descongelarse he visto que eran los mismos garbanzos que he hecho hoy, pero de otro día, y como para alimentar a un regimiento. Los voy a tener que poner hasta para desayunar.

A ver si me acuesto de una vez porque no sale una a derechas, no.

Destete

He tenido una entrevista de trabajo y, en principio, me cogen. Tengo una semana escasa para destetar a Don Bimbas.

madre

Hace dos días, el de la entrevista, compré leche de fórmula y biberón. Pues bien, para mi bebé fue como si hubiera comprado una buena boñiga. Oye, no hubo manera humana de meterle la tetina en la boca. Y la única vez que lo conseguí, una arcada que pa qué.

niño

Compré cereales, a ver si con cuchara la cosa mejoraba. El fracaso, calcado al biberón. Qué manera de llorar y de apretar los morros.

Ayer me decanté por la jeringa. Nada. Berreo de los de “me están haciendo el hara kiri”. Y meter la tetina en su boca seguía siendo como si utilizara como ariete un papel enrollado para derribar la puerta de una fortaleza. Como si no.

madre

Hoy tocaba revisión de los seis meses. Me hablan, pues eso, de introducirle alimentos. Además, como que todo a la vez. Así como con El Cachorro, que iba con bibe, empecé con cereales sin gluten a los cuatro meses, luego a los cinco la papilla de frutas, y así, gradualmente, con este, que ya tiene seis meses, quieren que le dé cereales por la mañana y por la noche, y de merienda, fruta, y a los diez días, puré. Y yo con un bebé que se cierra en banda a cualquier cosa que no sea teta.

niño

A final de la mañana vuelvo a probar con los cereales. Para que comiera 20cc me he pegado una horaza. Y el babero ha terminado fino. Si lo escurro alimento a una guardería entera.

madre

(Foto realizada por El Cachorro).

Y por la tarde, me he animado a hacerle una papilla de frutas. Pues bien, me he tirado HORA Y MEDIA para meterle cuatro cucharaditas. Cuatro. Ahora, bien contenta. Ya no ha berreado como en las otras ocasiones. Cerraba el pico, sí. Ponía caras raras, sí. Le deban medio arcadillas, sí. Pero ha logrado comer algo y, lo dicho, sin llorar. ¿Habrá influido que estaba su hermano delante, al que le he utilizado como gancho: “Cachorro, hazle reír”, pues Don Bimbas se troncha con él, y que ambos estaban merendando lo mismo (uno en papilla y otro en trozos)?

niño

Para complicar un poco más la cosa, el peque anda con fiebre, así que por la noche ni cereales ni nada. Teta. Que se alimente, que se hidrate, que se relaje. Y mañana, más.

madre

La que me espera…

Teta con sabor a leche merengada

Los bebés más exigentes lo tienen claro:

Niño_biberón

¡A tomar por c*** la mierda insípida esta! ¡Dame mi teta!

Y ahora entiendo por qué dice El Cachorro que de mi teta sale leche merengada. Es lo que él también debe interpretar de los gestos de su hermano pequeño. Y digo yo… ¡Ojalá! Me veo a lo Keith Richards. Dicen que se quitó costillas para hacerse una autofelación. Pues como sea verdad que de mí mana leche merengada, me voy a extirpar la clavícula para autoabastecerme y ponerme tibia.

Desigualdad

Así de chito ha acabado El Cachorro en una guerra de pistolas de agua. ¡Claro, cuando el otro tiene semejante trabuco…!

niños_pistolas-agua

Cuando mi pequeño se coja una pulmonía, se lo voy a llevar a los padres de este niño para que me lo cuiden, hombre por favor. Un armamento adecuado a su tamaño y a su edad, ¡que son niños, no soldados!

Dicen que dar el pecho es placentero

Dar el pecho a mi hijo pequeño y, a la vez, luchar con palos a las espadas con mi hijo mayor. Procurando que el pequeño no resulte ensartado.

niño

Y luego dirán que lo de dar teta es placentero y relajado… JA. Mira, lo ha sido UNA vez en mi vida, que me fui con unos amigos a una casa rural y el pequeño y yo nos quedamos, digamos, traspuestos…

madre_dando_pecho_parque

Qué placidez. Mi reino por otro momento así. Sin esgrima de por medio.

Vamos de cabeza

“Un día te voy a cortar la cabeza con un hacha”, me dice El Cachorro a modo de saludo matutino.

niño

¡Jo-bar! ¡Espero que no sea premonitorio! Me andaré con ojo, que le tengo algo de aprecio a mi cabeza. Aunque no me sirva como la de mi pequeño a mi pequeño, para hacer unos abdominales bárbaros.

niño

¡La fuerza que hace para levantar la cabecilla! En dos días, tableta de chocolate. Hay que ver lo que le puede la curiosidad…

En fin, andémonos con ojo, que El Cachorro va armado.

La planta tiene sus días contados

Algunos sostienen que las plantas demuestran un tipo de inteligencia. La que yo tengo en casa, que ya está hasta el gorro de que la sobrerriegue o de que la mate de sed, y manifiesta su descontento a través de las puntas de sus hojas, debió pensar que yo estaba loca colocando a Don Bimbas tan cerca de ella. Era lo que le faltaba.

Supongo que se echó a temblar al comprobar que, lo que se temía, se hacía realidad. Que era tan verde, tan alta, tan bonita, como para llamar la atención de un ser humano tan pequeño y tan curioso.

niño

Imagino que sufrió cuando el pequeño quiso demostrarle cuánto la apreciaba estrujándola con todo el amor del mundo. Le alivió sentir que al final él le hacía un favor, despojándola de sus partes muertas y feas.

caca

Y se regocijó de lo lindo cuando me vio descubrir el destrozo e ir a por la escoba. Y mientras yo barría, me pareció escuchar una extraña voz en mi cabeza: “A ver si piensas un poco antes de situar a tu criatura, pedorra, y me dejas hacer la fotosíntesis en paz”.