Los carritos son de niñas

Este… No sé si recordaréis, y si no lo hago yo, que allá por diciembre mi madre se medio escandalizó cuando le dije que un regalo para cumple o Navidad para mi hijo podía ser un carrito de muñecas, diciéndome que eso es cosa de niñas.

Pues, oye, nos vamos toda la familia a pasar unos días de vacaciones ¡¡y me veo a mis sobrinos mellizos con uno de esos carritos!! ¡¡¡Y su abuela, a la sazón mi madre, no solo sin decir ni mu, sino encantada de la vida!!!

Claro, si es que la estampa, la de mi hijo por ejemplo llevando a su primo en ese carrito, es de lo más salada…

Niño

DIARIO EMBARAZADA. Cap 17. Síndrome del nido

Mi ombligo se está preparando para el verano. Se ha puesto toldo.

Ombligo

Y hablando de preparar… ¿Me ha dado por lo que dicen que les ocurre a las embarazadas, eso del Síndrome del nido, experimentar una inusual actividad para tenerlo todo listo para la llegada del bebé?

Lo digo porque estoy con temas de decoración. Ando recogiendo conchas en cada playa que voy. Las tengo curiosas, grandes… y aquí en Peñíscola me he empeñado en recoger unas pequeñiiiiítas.

Niño

Y mi niño me ayuda. Me da que con él todo va a ser mucho más fácil.

DIARO DE UNA EMBARAZADA. Cap 16. Saqueo

¿Se puede saber por qué de los tres únicos medicamentos que podemos tomar las embarazadas, a saber: paracetamol (para cualquier dolor), Alquen (para ardores de estómago) y Cariban (para las náuseas), solo UNO VA CON RECETA? ¿¿DE QUÉ VAN?? ¡¡VEINTICINCO EURAZOS ME ACABAN DE CASCAR POR COMPRAR LOS DOS ÚLTIMOS!!

medicamento

Por no hablar de los suplementos de yodo, que tampoco entran… Y ya me acuerdo de la mierda de baja maternal que tenemos y apaga y vámonos. Qué poco se protege a las madres y a los niños. ¿País avanzado? Ja.

DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 15. Efectos secundarios

Me cuasi desmayé en el metro.

Fui a la consulta de mi ginecóloga y al contarle lo de mi agotamiento extremo en este embarazo, tan distinto del anterior, me dijo: «claro, es que en el anterior no tenías un hijo»…

(Eso, y la anemia de caballo que tengo, ¿no?)

Niño

¿Y puede que sea el cansancio extremo y no el embarazo en sí lo que provoque que se relajen… los esfínteres? Se me ha escapado un pedo en casa que ha fumigado el edificio entero. Pero de bichos y de vecinos. Es más, creo que acabo de provocar una aluminosis y todo. El embarazo y los gases, qué chupi, qué lerendi, qué ahogo.

Ahora, de lo que tengo dudas es de si este ardor de estómago que me está entrando es por el preñe o por la cursi que me acaba de saludar: «hola, chiripitifláutica». Jesús, luego que tenemos náuseas.

DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 14. Madres embarazadas exentas de la advertencia de no coger peso

No sé qué fijación tiene El Cachorro de subirse a la “bici grane” (grande) que encuentra en la urbanización. Pero frita me tiene, porque claro, la que ha de andar sujetándole, y sujetándola, porque ni siquiera tiene ruedines, soy yo. Os recuerdo que llevar peso, y además ir corriendo, no es bueno para mi estado…

Niño

En fin, igual soy una inconsciente, pero cogí peso e hice las mismas cosas que sin estar preñada en el embarazo anterior y la cosa me salió bastante bien. También es verdad que todo fue un paseo. Yo fui de supermujer que todo lo hace y todo lo puede y de nada se queja. Pardilla. En este no me pillan. ¿Para qué están las hormonas si no es para echarles la culpa?

Bueno, de momento no lo pongo en práctica y pringo igual. En este embarazo, con un enérgico hijo de dos años, no me queda más remedio. Y como me dijo una amiga ginecóloga en su día, el embrión que está bien enganchado, no se desprende. El mío debe estar agarrándose a las pareces de mi útero con piolet.

Pues mi papá tiene un tigre

Quizá me equivoque pero, aunque solo sea por miedo/interés/curiosidad, creo (y espero, ya puesta) que a mi hijo no le falten amigos solo con enseñar esta foto. O por lo menos que no tenga enemigos.

Niño

Porque los papás de los demás tendrán un deportivo, un barco, una espada…, pero a ver cuántos tienen un tigre. Y a ver cuántos se lo dejan a su hijo. Tan descerebrados no los hay. 😉

Pichi

Pues así de chulapo ha ido el pequeño a la guarde.

Niño

Al irlo a ver a la verbena que han organizado, me lo encuentro de esta guisa.

Niño

“Está en plan rapero”, me dice su profe, “no hay forma de que se deje colocar la gorra bien”. Y pienso que es muy benévola con la apreciación. A mí nada más verlo me ha entrado un ataque de risa… “¡Parece Marianico El Corto!” Su profe ha debido de pensar que era una madre desconsiderada, pues le he prohibido (momentáneamente) intentar de nuevo ponerle la gorra bien porque antes le tenía que sacar una foto…

El día ha estado fenomenal y por eso hemos brindado.

Niño

DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Cap 13. ¿De las pesadillas también tienen culpa las hormonas?

Niño

Lo malo de ver estas ilustraciones y de estar embarazada, que ya sabemos que tenemos noches complicadas, es que cuando me acuesto sueño con que doy a luz a un niño que no se ha formado del todo, que tiene los dedos y los brazos pegados al cuerpo y que al final no sale adelante y que acabo huyendo del paritorio despavorida y desesperada. Una truculencia de padre y muy señor mío. ¡Pues menos mal que no nos tenemos que estresar!

Atracciones por doquier

Aquí el cebollino decidiendo que es más divertido saltar por la ventana del camión que conducirlo.

Niño

Sus padres y el tipo de la barraca desgañitándose para convencerle exactamente de lo contrario.

No sé qué es más extremo, verlo haciendo esas cosas o entenderlo. Hoy, ¡tate!, he descubierto que “vamo a corobá” no es “vamos a jorobar”, es “vamos al tobogán”. Lamadredelcordero.

Pero para grandioso descubrimiento, el de hoy… ¡¡Del suelo este enrejado sale aire!! Buah, divertidísimo.

Niño

Y yo creo que a ambos nos sienta genial.

Niño

La próxima vez nos venimos con un vestido blanco.