Celos del “tío”

Creo que el nene tiene celos del perro (de cómo le tratan mis padres al perro) y ahora imita las cosas que él hace…

Niño

Que, claro, si mis padres le hablan como a un hijo, eso quiere decir que el Sila es mi hermano, ergo tío de mi hijo, ¿no? Ahora entiendo a la familia Iglesias.

DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Capítulo 6. Turgencia

El cuerpo tiene memoria. Ya he contado que, como este es mi segundo embarazo, he comenzado a notar signos de que de nuevo se está cociendo algo desde el minuto uno. El cuerpo dijo: “Ahí va, esto me suena”, y de repente hizo pop y pop, como le ocurre al meteorito caído en el mar en “La estrella misteriosa” de Tintín. Esas setas que crecen espontáneamente y explotan me recuerdan a mis pechos.

Niño

¡Oooole la camiseta reventona! Menos mal que no es una camisa, que si no me llamarían como lo hacía la sobrina de un ex, hace años, cuando yo tenía un pechamen considerable. Porque mi delantera, aunque nunca me ha faltado, crece y mengua dependiendo de los kilos que pese –o de lo embarazada que esté-, así que es cambiante. A lo que iba, me llamaba: “Botón sufridor”.

Y no es el botón el único que sufre, me da la impresión de que voy a ser víctima de dos explosiones. Por favor, ¿alguien sabe si alguna vez ha muerto una mujer de un estallido de tetas? Porque tengo miedo. Me duelen tanto que no me las puedo ni mirar fijo. Parece que me las he operado y que se han confundido a la hora de rellenarlas. En vez de silicona, plomo. Ahora, tengo una pinta de mesonera bávara que no me la peso. Cuánta potencia.

En el aire

No me puede gustar más pillar las cosas al vuelo, nunca mejor dicho…

Niño

A El Cachorro también le gusta lo que se sostiene en el aire. Ha descubierto que la naturaleza proporciona cosas incluso más divertidas que soplar una vela.

Niño

Y resuelve que si haciendo fuuuuuuu no obtiene los resultados esperados, donde esté una mano destroyer, que se quite lo demás.

Niño

¡Hale, ZASKA! De lo más efectivo.

Legado

El abuelo sabe hacer cosas increíbles como dar rápidas vueltas con la boca a un palillo.

Niño

Lo mejor de todo, es que se las enseña a hacer a él.

Niño

Está claro que ambos están de lo más compenetrados.

Niño

Definitivamente a El Cachorro le gusta su abuelo. Es que es muy molón.

DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Capítulo 5. Espero un ganchito

Primera ecografía de quien el Señor de las Bestias acaba de apodar como El Polluelo. Cuando me han dicho que mide un centímetro me he quedado igual, pero luego me han hecho un símil a mi medida: “Es como un gusanito” (o lo que es lo mismo, como un ganchito). Esta gente… ¿¡de qué me conoce?!

Niño

Late que se las pela. De siete semanas estoy. Esto marcha. Marchaaaaaaaaaaaaaaaaa… Chiquitintantan que tum ban ban quetepetepe tan tantan quetumban que pe. Basta, Rey.

A El Cachorro de momento no le ha hecho gracia verme ahí tirada y despatarrada. Algo se debe oler…

Niño

Momento favorito

Igual os reís, ¿pero que uno de mis momentos y lugares favoritos sea cuando nos lavamos los tres los dientes a la vez en el baño?

Niño

Estoy por trasladar el baño al salón y el salón al baño. Creo que es importante destinar el lugar más grande de la casa al sitio donde se pasa más el tiempo. Y entre la ducha de uno, la ducha del otro, espectadores de la ducha ajena, espectadores del pis de mamá, etc… no cabe duda de que el baño es el sitio más frecuentado. Y entretenido.

DIARIO DE UNA EMBARAZADA. Capítulo 4. Hablando del rey de Roma, por la puerta asoma

Estoy engordando por días. En el trabajo han dejado de decirme eso de “qué suerte que puedas comer lo que quieras, ¡como tienes ese metabolismo!” y me miran como asustados, al verme atacar mi segundo donuts de chocolate cuando no han dado las diez y media de la mañana.

Y tengo unas tetas que ya pocas cosas me abrochan. Algunos andan encantados. Yo, dolorida. No me las puedo ni mirar fijo.

El caso es que a este paso, ocultar que estoy preñada (y conste que no hay ninguna intención al respecto) va a ser harto imposible.

Niño

Había oído que cuando vas a ser madre primeriza la tripa tarda en salir, pero que cuando se trata de tu segundo embarazo, asoma mucho antes. ¿¡Pero tan pronto?! Barriga indiscreta…