¿Premio o sanción?

Mi chiquitico se está enmadrando por momentos. Se porta bien cuando lo dejas con alguien, no dice ni mu. Pero cuando aparezco, se sigue portando bien pero empieza con mimitis. Lloriquea, me toma por un sofá…

Niño

… se aferra a mis muslos, me escala…

Niño

… vamos, que no sé si son mimos o es un claro castigo por haberlo abandonado.

El nene me gasta el nombre

No sé si fue porque cuando (por fin) dijo “mamá” me llevé tal alegrón que hasta le pegué un susto, que ahora es “mamá” para todo. No calla. “Mamá mamá mamá mamá”. Parece que le pagan por cada mamá que dice. Y no seré yo quien diga que me moleste…

niño

Pero el colmo de los colmillos es que diga “mamá” y “Amaya”. Bueno… dice un mix que viene a ser “mamámaya”. Y puede ser que como él tiene dos nombres, a mí también me llama por los dos míos.

Modelo de pies

Cuando uno es profesional dentro del modelaje, se ocupa de mantenerse ideal siempre. Un buen examen antes de empezar la sesión fotográfica nunca está de más.

niño

Y así se puede posar con la tranquilidad del trabajo bien hecho para el bodegón de pies.

niño

La condena de ser bebé y no saberlo

¿Qué pediríais si se os concediera un deseo? El que fuera. ¿Dinero a troche y moche? ¿Amor eterno? ¿Propiedades? ¿Dar la vuelta al mundo?
Yo lo tengo claro: Volver a ser bebé… Y ENTERARME.

Sí, lo malo de ser bebé es que luego no te acuerdas. Y que tengas esteticienne, fisio, cocinera, mayordomo… esclava, vaya, y no lo aprecies es un despropósito. Lo pensaba mientras le daba su masaje por todo el cuerpo después del baño. ¿¡Qué gozada tiene que ser eso?! Y lo malo es que él no sabe la gozada que es eso. Se cree que es lo normal. Ni eso, no cree nada.

niño

(Heme aquí quitándole una legaña. Es que ni eso se hace él).

Ahora vamos a la playa. Y la mejor forma de ir a la playa, équilicuá, es siendo un bebé. Su vida es la de un auténtico maharajá. Por eso él no se dedica a la tediosa tarea de aplicarse crema protectora, se la extienden con mimo por todo el cuerpo. No descubro nada si afirmo que lo del rebozado de arena es un incordio supino. Menos si eres bebé. Y que nada más salir del agua te quiten el bañador empapado, te sequen y te pongan otro limpito… ¡Eso es puro lujo!

niño

Se ocupan de sacudirte, limpiarte, masajearte… Es volver de la playa y El Cachorro va directo a la ducha donde es mojado, enjabonado y frotado con mimo y sin despeinarse. Luego hidratante por todo el cuerpo. Ropa planchadita y, hale, preparado para la vida moderna. Así se puede ir a la playa, a limpiar pescado o a extraer carbón de una mina.

niño

Por suerte el señorito se digna a recompensar mi abnegada dedicación no remunerada con una suculenta acaricia.

niño

Piecito

Con esta costumbre que ha adquirido el nene de desnudarse un piecito (tercer post sobre el tema en lo que llevamos de mes), me lo pone a huevo para que me lo coma. Es un inconsciente. Cualquier día le arranco un cacho de verdad.

niño

Por cierto, os juro que no he sido yo. Pero lo firmo.

calle

Esteticista particular

Lleva haciéndolo mucho tiempo (al menos desde hace tres o cuatro meses) pero hoy lo he fotografiado…

Cuando salgo de la ducha y me aplico crema hidratante en el cuerpo, mi nene coloca sus manitas en mis piernas para ayudarme a extenderla. Y eso, solo eso, es lo que de verdad me rejuvenece.

niño

Coger una tela y roncar, todo es empezar

El día que mi pequeñico no encuentre un trozo de tela que agarrar cuando le entre sueño, no sé qué va a pasar. No lo concilia si no es así. ¿Insomnio permanente?

niño

(Por cierto, ¿veis qué querencia a quitarse el zapato y el calcetín del pie derecho? Echad un ojo al post de hace diez días: “Los calcetines”, y veréis de lo que estoy hablando).

De un tiempo a esta parte no salimos de viaje sin su almohadita. Que ya podía haber elegido el famoso doudou, que tiene al menos tres muertos de la risa. Pues no, la almohada entera.

niño