El mundo es un gran parque de atracciones

Porque los vallan y los pintan de colores y ponen “parque de niños” y “prohibido perros”, y ahí es donde los llevamos los padres. Pero si por los peques fuera, no haría falta meterlos a todos en el mismo sitio para que se divirtieran. Cualquier cosa puede ser una atracción. Véase, esta cortina de gomas de un restaurante:

Niño

Pasar corriendo de aquí allá y de allá aquí para que le dé en la cara, cogerla a puñados, colgarse de ella y emular a Tarzán, troncharse de risa.

Niño de ahora

Se habla de “los niños de ahora” en referencia a la cantidad de cosas, adecuadas a los tiempos que viven, que saben hacer. (Por eso “los niños de ahora” han existido siempre, no solo ahora 😉 )

Pero se supone que lo aprenden de alguien, ¿no? O sea, antes de utilizar algo, se les ha debido de enseñar a hacerlo, ¿no es cierto? Pues este canijo sabe manejar el iPhone con soltura desde que cayó en sus manos por primera vez. Desde que casi ni lo pesaba. Y me pregunto si ya nació con esa destreza, si en realidad los niños no aprenden, se cuecen ya con la carga neuronal de quienes los han encargado

Niño con móvil

Pulgarcito

Muy bien. Este pequeño cantimploro ha descubierto su primera afición, que es la de hacer añicos los burruños de papel que hay dentro de los zapatos.

Niño jugando

Así que a partir de ahora, si quiero saber dónde anda, no tengo más que seguir el rastro de papelitos…

Niño travieso

Balanza

Hoy me he pesado con el crío en brazos y el valor ha sido el mismo que cuando estaba embarazada de un par de meses, 58,4 Kg. ¿Que a dónde se han ido mis kilos, os preguntáis siempre? ¡Está claro! ¡Se los ha llevado todos él! (Pesa 11,3 Kg).

Madre con su hijo

Para adelgazar, dieta, gimnasio o tener un crío. (A elegir. Creo que si haces las tres cosas a la vez, desapareces). Yo soy claramente la tercera opción. No he estado tan delgada EN MI VIDA. En la raspa me he quedado. También es verdad que algún que otro disgusto ha habido, y eso influye a que sea lo menos que dan de Amaya.

Pero no os asustéis. Sabed que un año después (este blog va justo con un año de retraso) luzco siete kilos más. Y he recuperado mis legendarias tetas. Olé.

Manualidad navarrica

A ver, El Cachorro tiene que tener muy claro quién es y de dónde procede. Se me ha ocurrido que si lo ve cada día colgado en la pared de su cuarto, lo interiorizará subliminalmente y ya no solo no le cabrá ninguna duda al respecto sino que, como yo, lo llevará a gala. ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!

madre

Hacer la cobra

Le he comprado unas galletas especiales para nenes al nene que no le gustan nada. No es que no sea goloso (ayer se zampó medio Magnum de caramelo), es que es maniático.

Así que cuando se la pongo frente al morro, me hace esto:

Niño

Y esto:

Niño

Lo que viene siendo la cobra gastronómica, vamos. Así que las galletas especiales para nenes se las va a comer servidora. As usual.

Dilema

He aquí este precioso ejemplar de Braco de Weimar decidiéndose entre dejarse tocar por el niño recién venido del Tirol o por El Cachorro.

Niño con un perro

Al final debió de considerar que mejor por un sujeto que iba vestido igual que él, todo de gris.

Niño con un perro